Sábado, 20 de Julio de 2024
<<A la búsqueda de esa hora futura en la que la libertad sea protagonismo de los ciudadanos>>
Artículos - Política - Política
17/02/2023

LA GUERRA DE PUTIN.


por Antonio González Carrillo


Pavel Filatiev, paracaidistas de la 56 Brigada de Asalto Aéreo ha publicado un relato “Zov” en Galaxia Gutenberg(2023) que significa “llamamiento o alistamiento”. Lo que está llamado a ser un bestseller internacional es la primera narración en primera persona de un soldado ruso que ha dicho no a la guerra de Ucrania. En realidad se cumple un año de la guerra que libra Putin contra el Occidente democrático.

Pavel participó como soldado en la invasión de Ucrania y después se arrepintió. Esta obra es una reflexión acerca del significado de esta guerra inútil y estúpida. Sobre si era necesario estar allí, acerca de si sus acciones habían sido buenas o malas, sobre cuál era el sentido de su participación activa y acerca de qué había hecho para ir a parar a aquella maldita guerra.

Como militar paracaidista estaba obligado a cumplir órdenes, no podía negarse a ir a la guerra, ni siquiera tenía derecho a acobardarse y desertar bajo pena de muerte. Su debe era defender al pueblo ruso, a su país.

Pero en el Ejército, como todo el mundo sabe, nadie hace preguntas. Pavel empezó a plantearse cuestiones como si Rusia realmente estaba amenazada por Ucrania, si nos habrían atacado con la ayuda de la OTAN. Cayó en la cuenta de que eran falsas excusas del imperialismo nacionalista ruso. Polonia y las republicas bálticas eran miembros y Finlandia se postulaba a integrarse en la Alianza Atlántica, por lo que la supuesta amenaza ucraniana no era algo real. Se preguntaba por la razón de ocupar territorios de otro país, cuando en Rusia hay un exceso de territorios totalmente baldíos. La opinión pública mundial no tenía la menor duda: acusa a Rusia de agresión y ocupación ante una Ucrania que se defiende de su ocupación .

La OTAN ha mostrado su preocupación por la amenaza que suponen las armas nucleares rusas calificadas como torpedos del Apocalipsis, que ha sacado al relucir el tirano Putin.

Con ayuda de una ONG rusa de ayuda a los disidentes pudo escapar y contar su amarga experiencia. Ahora vive en Paris con estatuto de refugiado y con miedo a las represalias de los servicios secretos rusos.

El estilo del libro es fluido, crudo y trepidante. Es una crónica de la guerra que lo impregna todo, como un lugar nada heroico sino por el contrario gris, sucio, caótico y cutre además de absurdo. Un espacio donde los soldados rusos asalvajados que disparan sin ton ni son tanto a ancianos, como a mujeres y niños indefensos. Como bárbaros que saqueaban todo lo que encontraban a su paso, de todo tipo de electrodomésticos a ordenadores.

Es la guerra de Putin porque es su principal impulsor rodeado de la cúpula militar corrupta que exhortan a los rusos a luchar contra el Occidente democrático, cuyo contagio supondría la peor pesadilla para los jerifaltes postsovieticos.

La guerra en la televisión rusa no existe como tal, es una palabra prohibida, la califican como operaciones especiales. Les cuentan que Ucrania se va a convertir al catolicismo.

Los ciudadanos rusos se lo creen todo y tienen poca comprensión de lo que está sucediendo en realidad. Muchos jóvenes, más informados, en lugar de alistarse han optado por huir del país.

Una guerra real que trae consigo hambre y enfermedades tanto físicas como mentales, falta de higiene, noches sin dormir y exceso de adrenalina. Una sensación de proximidad con la muerte en todo momento. Una tropa mugrienta, demacrada y furiosa contra un mando incompetente. Un Ejército, el ruso, incapaz de vestir, equipar y alimentar a sus propios soldados.

Como testigo de esa guerra se vio en la obligación moral de contar estas historias, para no contribuir más a la pérdida de miles de vidas humanas.

Pavel pudo contar esta trágica historia en pleno siglo XXl porque fue evacuado del frente debido a una herida en un ojo (querato conjuntivitis). Tuvo suerte, después se negó a volver a la zona de guerra. Como acto de conciencia, se vio en la obligación de escribir “Z” la marca que llevan los carros de combate ruso en la invasión y posterior ocupación de Ucrania.

Ironiza cuando comenta que los tercos ucranianos se niegan a desnazificarse. Un pueblo como el ucraniano en legítima defensa y con moral de victoria ganará frente un Ejército ruso desmoralizado y falto de estrategia perderá en esta aventura insensata y criminal.

En estos relatos convergen actos de confesión y actos de rebeldía, crónica bélica y sentimental.Confiesa que nada puede hacer para que el Ejército ruso se retire y vuelva a casa, pero sí que puede contarnos su experiencia. No a la guerra de Putin.

 






laHoradeMañana
portada
artículos     Editorial    Política    Economía    Cultura    Sociedad    Ciencia y Tecnología    Educación    Religiones    Medioambiente    Deportes    Palabras y frases escogidas    Entrevista   
informes
autores
videogaleria
contacto

INAUCO, "Autogestión, Cooperación, Participación"
Director: Antonio Colomer Viadel
ancovia@urb.upv.es
www.upv.es/inauco

Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España
Web creada por 3design.es
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información