Miércoles, 2 de Diciembre de 2020
<<A la búsqueda de esa hora futura en la que la libertad sea protagonismo de los ciudadanos>>
Artículos - Ciencia y Tecnología - Ciencia y Tecnología
24/01/2011

LLEGA EL AVE, LLEGA EL REY.


por Textos destacados


Rodrigo Martínez y Diego Ortega.
Todo apuntaba a que la jornada de “bienvenida” del ave a valencia no iba a ser un acto tan “bien recibido” por todos. Su llegada parecía anunciar una mañana rebosante de críticas, quizás centradas en los 12.000 millones de Euros que han costado las infraestructuras ferroviarias, o quizás en las consecuencias medio-ambientales y sociales del AVE como medio de transporte. Parecía pues que los ciudadanos que recibían fuera de la estación a este medio veloz de “desplazamiento” iban a expresar mayoritariamente su miedo a ser “desplazados”, a verse excluidos por el precio elevado del billete (80€ el trayecto); o a verse ninguneados por el hecho -como planteaba un representante del sindicato ferroviario de CGT- de que algunos de los trayectos Xàtiva-Alcoi, València-Teruel, València-Cuenca o Castelló-Vinaròs disminuyeran sus servicios, incluso pudieran ser cerrados. Se esperaba en definitiva una jornada donde se manifestara un miedo generalizado a que “el progreso de quienes usan el Ave” (un 2% estimado en comparación con el 98% de usuarios de cercanías y regionales), absorbiera el 87% del total de las inversiones en infraestructuras.
Sin embargo el elenco de manifestantes y reivindicaciones que en los aledaños de la estación se reunieron el 12 de diciembre, no sólo representaban las posturas críticas al ave -“ave no”- o su habitual contrapartida “ave sí”. A ambos lados de la calle San Vicente Mártir, contigua a la nueva estación, se concentraban los manifestantes separados por el tráfico de los vehículos. En una de las aceras sindicatos y organizaciones ecologistas lanzaban sus proclamas, mientras en la acera opuesta se ubicaban quienes venían a observar las curiosidades de un acto oficial de esta envergadura. Pero además, entre ellos se observaban sorprendentemente grupos  caracterizados por proclamas desembarazadas de las posiciones en torno al AVE. Grupos de padres separados que reivindicaban su derecho a una verdadera custodia compartida, banderas saharauis reclamando la libertad de su pueblo o incluso jubilados afines al partido popular, que sujetaban pancartas alusivas al señor José Luis Rodríguez Zapatero: “AVE zapatero los que van al paro te saludan”, se podía leer en las pancartas “populares”.
Como se apreciaba, y en contra de lo que cabía esperar, el acto estuvo repleto de una gran diversidad de expresiones reivindicativas. Más importante que definir posiciones con respecto a la nueva obra, la presencia de grupos con proclamas particulares hacia especial hincapié en el acto como oportunidad de expresión. Daba la impresión que no eran tan imprescindibles los argumentos a favor o en contra de la obra, como la manifestación de reivindicaciones ante el autor de la misma, ante aquel que ostentando el poder de decidir sobre el AVE, era supuesto también que pudiera resolver sus demandas.
En definitiva se traba no tanto del AVE como de quienes iban en él. Transportados por el tren llegaban  las autoridades que “lo habían hecho posible”, los líderes del bipartidismo Español y algunas otras autoridades. Y de entre ellos, el más destacado, sin duda alguna, era aquel que ostenta el poder constitucional de la decisión última, el Rey de todos los Españoles.
Para él, se entendía entonces, iban dedicadas las proclamas. La oportunidad de ser escuchado por el jefe de la monarquía parlamentaría no podía ser desaprovechada. Todo y que a veces su poder puede pasar desapercibido o maquillado, la orientación que había tomado el acto lo hacía evidente. Y del mismo modo debía entenderse también la llegada del AVE.
Se trataba por tanto de una gran obra traída de la mano faraónica, que recuerda mucho a  la famosa frase “todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Una infraestructura con tintes de “despotismo ilustrado” donde los gestores de lo público se apropian del esfuerzo ciudadano, y de sus impuestos,  mientras dejan de lado las formas de desplazamiento mayoritarias. Porque la modernidad que proyecta el AVE (con una previsión de llegar a los 10.000km de vías de alta velocidad) oculta a su vez la carencia en las estructuras primarias de movilidad ferroviaria. Si bien otros países del entorno europeo con menos kilómetros de alta velocidad (Francia 1.200 km y Alemania 740 km) apuestan por este modelo veloz de transporte, no por ello han descuidado sus infraestructuras básicas. Aquí sin embargo ha llegado antes la velocidad que la movilidad, o como planteaba uno de los manifestantes, en contra de lo que ocurre en el Estado Español, en Europa “apuestan por la velocidad alta y no por la alta velocidad”.
 Frente a este “despotismo ilustrado” la plataforma convocante de la manifestación, no sólo ha esgrimido críticas sino que además ha planteado alternativas una vez construida la línea. Una de ellas propone que la línea modernizada del regional Valencia-Cuenca-Madrid podría reducir el tiempo actual de 6 horas a casi la mitad, si compartiera en ciertos tramos las nuevas infraestructuras. A lo que cabe añadir el bajo coste (25€) que supondría si se mantuvieran las tarifas del modelo regional. Esta propuesta según Antonio Llópez -miembro de Valencia en bici-  supondría además que “todos los pueblos que están en medio (Requena, Utiel, Cuenca, Campo Robles), es decir los pueblos que si se cerrara la línea se quedarían descolgados del ferrocarril, también pudieran utilizarla”.
Propuestas alternativas como esta continúan impulsándose desde los distintos colectivos, mientras sobrevuelan proyectos que se alejan de los fines de movilidad mayoritarios. El advenimiento del nuevo corredor mediterráneo permite entrever la llegada de nuevas máquinas de progreso deslumbrantes, que maquilladas por la última tecnología servirán más al mercado “de los menos” que a los inversores mayoritarios: los propios ciudadanos.


LLEGA EL AVE, LLEGA EL REY.




laHoradeMañana
portada
artículos     Editorial    Política    Economía    Cultura    Sociedad    Ciencia y Tecnología    Educación    Religiones    Medioambiente    Deportes    Palabras y frases escogidas    Entrevista   
informes
autores
videogaleria
contacto

INAUCO, "Autogestión, Cooperación, Participación"
Director: Antonio Colomer Viadel
ancovia@urb.upv.es
www.upv.es/inauco

Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España
Web creada por 3design.es
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información