Jueves, 20 de Junio de 2024
<<A la búsqueda de esa hora futura en la que la libertad sea protagonismo de los ciudadanos>>
Artículos - Sociedad - Sociedad
13/02/2024

A veces, esos giros inesperados te llevarán a los lugares más increíbles


por Sheyla Navia


Agosto: es igual a un fin de temporada. Agosto: sabe a salado y nostálgico. Agosto: es cerrar etapas, es cumplir otro aniversario, es esperar a que termine para empezar algo nuevo. Agosto: es el inicio de otro final. Es esperar y anhelar. Cuando nos fijamos en cada segundo que pasa, cuando corremos el riesgo de perder de vista la esencia de nuestras tareas. Nuestra creatividad se ahoga y nuestro potencial se ve limitado. El estado de hipervigilancia nos mantiene alejados del progreso y nos limita al alcance del tiempo. Ya sea un pincel contra el lienzo, el ritmo de las palabras en una página o una lógica cuidadosamente diseñada para su aplicación en un software. Es importante que el tiempo se convierta en un aliado en lugar de un adversario. Es importante reconocer su presencia, pero no rendirse a su marcha persistente. Nuestra obsesión con el tiempo obstaculiza nuestro progreso. Así que no mires el reloj, por favor, basta. Dejémonos permiso para estar plenamente presentes en lo que hacemos. Cuando cambiamos nuestro enfoque de ver el reloj a los detalles de nuestras artesanías, entramos en un reino donde la productividad no se mide en minutos, sino en la profundidad de nuestra atención. El mundo opera con horarios y plazos, pero los momentos de pura creatividad, pensamiento profundo y conexión genuina son atemporales. Se quedan más allá de los límites de minutos y horas. Así que, aunque podemos tener plazos día tras día, no estamos definidos por ellos. En nuestra vida de ritmo rápido, el tiempo nos obliga de manera opresiva a apresurarnos a través de las tareas y pasar por alto las sutilezas que hacen que la vida sea vibrante. Pero cuando nos liberamos de la supervisión constante del reloj, recuperamos nuestra atención a los detalles y las nuevas ideas comienzan a florecer. Ninguna gran idea ha florecido bajo la presión del tiempo. Con el tiempo como compañero, tenemos la oportunidad de refinar y revisar nuestro trabajo hasta que alcance su máximo potencial. Nuestro espacio mental y nuestro bienestar mejoran a medida que cultivamos un entorno que alivia el estrés y la ansiedad. Al no ver el reloj, estamos mejorando la calidad de sus relaciones y experiencias, ya que no estamos desviados por la urgencia. Nuestra vida se enriquece a medida que comenzamos a escuchar con más atención y a comprometernos más plenamente. No es que debamos ignorar el tiempo por completo, solo tenemos que ser conscientes del paso del tiempo sin ser consumidos por él. Porque cuando esto sucede, el ritmo de la vida y el tiempo encuentran una armonía perfecta. Tenemos que aceptar la presencia del tiempo mientras conservamos el control sobre nuestras acciones porque los mejores momentos de la vida se desarrollan cuando el tiempo está a nuestro lado y no en contra de él. Sin saberlo, ayer, también cerré una etapa, lo malo es que duele, lo bueno es que se suscitó de una manera sosegada y afable. Entonces, esta temporada, aprendí que el dolor y la gratitud pueden coexistir. Que puedo sentir mi corazón en el medio y estar agradecida por el dolor porque significa que he vivido plenamente, que no me escondí, sino que elegí seguir vertiendo en esta vida hermosa y desordenada. Aprendí que puedo amar la vida que tengo ahora mientras me tomo el tiempo para llorar los caminos que no tomé, por la vida que no llegué a vivir y por aquellas personas que ya no están a mi lado. Este año, aprendí que mi corazón puede manejar mucho más de lo que le doy crédito. Es suave pero a veces poderoso, mucho más fuerte de lo que nunca me había dado cuenta. Ojalá no tuviera que ser tan fuerte, pero estoy agradecida de seguir recordándome que todavía estoy aquí. Este año, hice que las cosas sucedieran incluso cuando se sentían inciertas. Seguí apareciendo para mí misma, incluso cuando nada se sentía bien. Elegí la consistencia y el equilibrio en lugar de la perfección. Todo eso me recuerda que todos somos seres insignificantes y es la razón por la que nos atraen los océanos y las montañas. Sentir que hay algo más grande que nosotros, algo que está fuera de nuestra comprensión y puede hacer que nuestros problemas parezcan más pequeños de lo que son. Tuve mis altibajos y lo que soy hoy es el resultado de cómo reaccioné cuando me enfrenté a la adversidad. Me escapé de mis problemas varias veces, pero también me puse de pie y luché varias veces. Me lastimé y me lastimé, pero estoy aquí ahora, ¿verdad? Ojalá pudiera volver atrás y cambiar el principio, pero he aprendido que puedo empezar donde estoy y cambiar el final. La vida tiene una forma divertida de guiarnos por caminos que nunca anticipamos. ¿Recuerdas esos grandes planes que hicimos cuando entramos en la universidad y los sueños que pensábamos que estaban grabados en piedra? La vida realmente tenía sus propias ideas. Pero, ¿sabes qué? Está bien que nuestros planes hayan cambiado. Es lo que hace que nuestra historia sea hermosa. Todo lo que hacemos está unido a una dirección y un sentido de propósito. Planeamos nuestras vidas, establecemos objetivos y trabajamos para lograrlos. Hay una satisfacción innata cuando las cosas van según lo planeado. Pero, debemos reconocer que la vida es inherentemente impredecible. No es un lienzo estático, sino una obra maestra dinámica con firme evolución. La vida es un baile siempre cambiante y, a veces, el ritmo cambia inesperadamente. Es fácil sentir un arrepentimiento cuando el camino se desvía de su curso. Pero los cambios no son un signo de debilidad; son un reflejo de nuestra resiliencia. Muestran nuestra voluntad de escuchar los susurros de nuestros corazones y seguir las llamadas de nuestras almas, incluso si nos llevan a territorios inexplorados. Los desvíos que hemos tomado y las oportunidades inesperadas que se nos han presentado, añaden profundidad, color y singularidad a los capítulos de nuestra existencia. Nuestra narrativa de la vida es una antología de experiencias en las que cada capítulo se basa en el último. Los territorios inexplorados nos ayudan a descubrir facetas de nosotros mismos que nunca supimos que existían. Vivimos en un mundo que pasa por cambios estacionales. Entonces, ¿por qué esperamos vivir la mejor vida durante todo el año? ¿No se permite que los humanos también sean seres estacionales? Tal vez estés en hibernación ahora mismo o tal vez estés en tu mejor forma. Ninguno de los dos es mejor que el otro. Son solo dos temporadas de la tendencia humana cíclica. No puedes disfrutar de la primavera sin pasar por el invierno. No puedes bailar bajo la lluvia antes de derretirte bajo el abrasador sol de verano. A ti, que te preguntas muchas veces si ya es muy tarde; los planes que grabaste en el pasado se hicieron basados en el conocimiento y los sueños que tenías en ese momento. Sin embargo, a medida que viajas a través del tiempo, reuniste sabiduría, te encontraste con nuevas perspectivas y tus aspiraciones, por supuesto que evolucionaron. Es algo hermoso, de verdad. Es un testimonio de tu crecimiento y capacidad de adaptación. Piensa en la persona que eras cuando los planes originales tomaron forma y ahora piensa en quien eres hoy. La diferencia no está solo en los años que han pasado, sino en la experiencia que te ha brindado en la forma de lo acontecido, los desafíos que te han puesto a prueba y los momentos que te han inspirado. Durante tu camino, has crecido y descubierto una versión completamente nueva de ti mismo. Cuando aceptaste el cambio de plan, no estabas descartando el pasado o ambiciones. Estabas honrando tu crecimiento. Estás reconociendo que la brújula, que tanto me nombras, en este caso de tu corazón, puede apuntar en una dirección diferente y eso está perfectamente bien. Así que está bien que tus planes del pasado hayan cambiado. Confía en tu camino, sabiduría , perseverancia y disciplina. Sino, recuerda cuántos miedos ya has superado por todo eso. Todo tendrá una forma de llevarte a dónde necesitas estar, incluso si no es dónde pretendías inicialmente. Todo tiene su propio tiempo y su propio lugar. Lo que hiciste y harás en tu peor momento cuando nadie está mirando dará forma a cómo te retratarás a ti mismo en tu mejor momento cuando todo el mundo lo esté viendo. No puedes pretender ser un GOAT los 365 días del año. Así que sé amable contigo mismo. Y como un golpe de brillantez, es un recordatorio de que eres un ser capaz de abrazar el cambio y encontrar la belleza en lo inesperado. Así que a medida que irás navegando por aguas inexploradas, solo tengo una petición para ti; mantén la cabeza en alto y confía en tu capacidad para crear una historia que valga la pena, incluso si el guion se desvía de los planes originales. Porque al final, no se trata de los planes que cambiaron; se trata de tu alma que se atrevió a aceptar el cambio A veces, esos giros inesperados te llevarán a los lugares más increíbles. Puede que también vaya a sentir el mismo miedo o certeza, cuando se produzca otro cambio de rumbo u otra decisión. Pero a cambio te acompañaré en cada proceso, en cada paso que des, y en algunas de sus formas vas a disfrutarlo tanto que yo estaré feliz por ti. Sheyla Navia


A veces, esos giros inesperados te llevarán a los lugares más increíbles




laHoradeMañana
portada
artículos     Editorial    Política    Economía    Cultura    Sociedad    Ciencia y Tecnología    Educación    Religiones    Medioambiente    Deportes    Palabras y frases escogidas    Entrevista   
informes
autores
videogaleria
contacto

INAUCO, "Autogestión, Cooperación, Participación"
Director: Antonio Colomer Viadel
ancovia@urb.upv.es
www.upv.es/inauco

Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España
Web creada por 3design.es
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información