Sábado, 23 de Marzo de 2019    
 
26/06/2012 [[Religiones]]
Construir la paz desarmando la cultura de la violencia
Reflexiones desde Caracas
por Guido Zuleta

"La justicia produce la paz, la tranquilidad y la seguridad para siempre." (Isaías 740 años A.C.) Esta sentencia difundida en el audiovisual de FUNDALATIN, Otro Mundo, del Terrorismo a la Paz, dirigido por el siempre recordado P. Juan Vives en 2004, sigue teniendo vigencia en este mundo tecnológico, que pervive con una cultura de la violencia, tanto a nivel de las guerras de agresión buscando recursos de la maltratada Madre Tierra, como en la violencia delincuencial generadora de un temor constante en la vida cotidiana.
Los países de América Latina que están generando modelos de desarrollo alternos a los del neoliberalismo, de máxima competencia y mínima regulación ciudadana, que tanta violencia causó de 1970 a 1990, -y que hoy padecen los países industrializados de Europa y USA- han logrado, según la CEPAL, reducir los niveles de pobreza extrema. Sin embargo, se sigue padeciendo la violencia delincuencial, que vulnera su intento transformador hacia modelos de desarrollo más humanos.
Para defenderse de esta violencia en forma individual, prevalece esa especie de ley de la selva de armarse lo mejor posible, contrarrestando la violencia delictual con la violencia defensiva de hacer justicia por su propia mano. Pero de esta manera, lejos de construir la paz, se genera una espiral de violencia, como señala Leonardo Boff. "La justicia es aquella relación mínimamente buena con el otro, por debajo de la cual toda relación deja de ser humana, por eso debe afirmar al otro como semejante y estar dispuesta a convivir con él en un reconocimiento recíproco. Debe ser también ecológica, es decir, relacionarse con la vida, los ecosistemas y la Madre Tierra…a fin de construir juntos el mismo destino común". (LBoff. El Señor es mi Pastor. Sal Terrae España 2005).
Construir la paz por lo tanto, requiere una actitud ética y una fortaleza espiritual para enfrentar la violencia imperante. En este sentido, aparte de contrarrestar la violencia delictual con la defensa legal de los cuerpos de seguridad, mediante un uso progresivo y diferenciado de la fuerza, en varios países se intenta enfrentarla, no con incrementar el uso de las armas para la defensa ciudadana por parte de la sociedad, sino mediante una acción sistemática destinada a generar un proceso de desarme de la población. Afirma William Godnick del Centro Regional de la ONU por la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y El Caribe, que en El Salvador, las restricciones en el porte de armas en espacios públicos, han sido políticas efectivas para disminuir la violencia. "Del total de las armas existentes en el mundo un 74,6% se encuentra en manos de particulares, 22,7% en fuerzas armadas, 2,2% en cuerpos policiales y menos de 1% en manos de criminales, insurgentes y terroristas."
Así, el tráfico de armas a nivel mundial resulta una de las actividades más lucrativas ilegales junto al tráfico de drogas y el de personas.
En Venezuela el 13.05.2011 se juramentó la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme, cuya Secretaría Técnica la Preside Pablo Fernández, Coordinador General de la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz. La cual inicia un plan de acción tendiente a contribuir con el desarme de la población. Intento al cual las comunidades cristianas y de buena voluntad apoyan para desarmar los espíritus en función del legado de Jesús Liberador: "Mi Paz les Dejo Mi Paz les doy". Una paz fruto de la justicia, del respeto a los derechos humanos y a los de la Madre Tierra, en este cambio de época.
Edit_554.Construir la paz desarmando la cultura de la violencia.10.03.2012.vcg


 
INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana