Domingo, 20 de Octubre de 2019    
 
05/03/2013 [[Economía]]
Dr. Roberto Fermín Bertossi
Entrevista
por Textos destacados


¿Considera usted que el cooperativismo es la única alternativa económica frente a la avaricia brutal del capitalismo?

R.- Pocas veces advertimos y admitimos la diferencia entre todo lo que nos dicen y lo que nos hacen respecto de todo lo que en realidad nosotros permitimos, consentimos o toleramos. Entre esto último esta la lógica propia del capitalismo que es pura especulación y lucros insaciables sin rostro ni impronta humana. El cooperativismo liderando una nueva economía solidaria civil, precisamente sin intermediarios ni fines de lucro, acercando productores y consumidores todo lo que sea posible luce entonces, mucho más que una alternativa (en la lógica de Bourdieu), como un verdadero contrafuegos.

(Contrafuegos es una aportación excelente de Pierre Bourdieu acerca de las intervenciones neoliberales que aquejan de forma inmediata los ámbitos globales. También, se ven reflejadas las posturas políticas que Bourdieu propone para establecer un margen de esperanza social, y desarrollo contestatario ante las degradaciones neoliberales)


Como educador y formador cooperativo, ¿qué fortalezas y debilidades encuentra usted en los recursos humanos con los que cuentan las cooperativas en los países de Latinoamérica?

R.- En general podríamos sostener que la Educación Cooperativa, en adelante no debe quedar en manos de voluntaristas y/o/e idóneos en el mejor de los casos. Nosotros logramos fundar la primera cátedra universitaria en la materia y somos miembros de la CONEAU para el Tercer Sector de la Economía.
Desde ahí advertimos que demasiadas veces, los recursos humanos con los que cuentan nuestras cooperativas latinoamericanas en general, no están imbuidos de la axiología, de la mística ni de la camiseta cooperativa conformando un capital humano cooperativo sin empleabilidad extracooperativa.
Lo dicho nos cohíbe para pensar en necesarios diagnósticos estratégicos, ejecuciones creativas y razonables compromisos emocionales.

¿Qué balance podría usted hacer sobre los avances (o retrocesos) del cooperativismo argentino en la última década?

R.- Bueno, respecto de los avances, estos son marcadamente cuantitativos con un impulso político clientelar en miles de seudocooperativas siendo paradigmático el Plan Argentina Trabaja.
En lo concerniente a retrocesos, resulta inauditamente paradojal que una administración político-ejecutiva que acertadamente condena tremendas Dictaduras que le precedieron, pues se valga de los Bandos y/o decretos de las mismas aún vigentes tanto en materia cooperativa (20.337/73) como en materia mutual (20.321/73)
Finalmente, clausura este círculo vicioso –no solo en estas organizaciones- la ausencia de educación, los apabullantes absentismos y la omisión de controles, internos y externos.

¿En qué nivel se encuentra la integración de género en las cooperativas argentinas? ¿Hombres y mujeres participan por igual en la toma de decisiones?

R.- Nadie ignora los antecedentes machistas que aun prevalecen en la Región pero demasiados quieren ignorar Vg., el exterminio paraguayo varonil en la absurda, injustificable e inexplicable guerra de la triple alianza. En realidad la consciencia colectiva permanece confundidísima y, prueba de ello, es que aún se habla de cupos femeninos olvidando que todo cupo es discriminatorio y por ende, disgregador. Por el momento no se verifica ni una remota paridad mujeres/hombres en la adopción de decisiones cooperativas lo que se agrava apenas recordamos la neutralidad cooperativa en general; de género y de sexo en singular.

En los últimos tiempos, ¿cómo se ha desarrollado la relación entre las organizaciones cooperativas de su país y la presidenta Cristina Fernández?

R.- Podría responder reiterándole en gran medida mi respuesta a su pregunta n° 3 precedente. Pero esto es más grave aún atento que, si tenemos siempre presente que en todos los órdenes de la vida, “el interés es la medida de la acción”, desde los niveles presidenciales las cooperativas argentinas –entre otras anomalías- no vieron capitalizarse en educación cooperativa e inversión axiológica cuantiosos fondos recaudados bajo esa afectación legal conforme la Ley 23.427, y añadiendo una circunstancia no menor como es la de que aún contando nuestra presidenta con la colaboración de su propia cuñada al frente de la institucionalidad cooperativa argentina, las mismas “toleran” -después de casi una década-, decretos y hombres de las Dictaduras totalitarias estatales como algunos de aquellos miembros de esas nefastas comisiones redactoras y/o estrechos colaboradores de la Corte Suprema de Justicia (?) de la última Dictadura.
Este gobierno, esta democracia aún le deben a las Cooperativas: 1) Una ley democrática, moderna, productiva y competitiva; 2) Revertir y frenar los desvíos de fondos (Ley 23.427); 3) Articular una regulación e incentivos cooperativos apropiados, a la altura de las circunstancias regionales e internacionales; 4) Tratamiento tributario apropiado; 5) Regímenes crediticios oficiales acorde al espíritu y a los multipropósitos cooperativos auténticos; 6) Simplificación administrativa; 7) Facilitación e impulso integrado de economías de escala y de alcance; 8) Contundente promoción de cooperativas de exportación; 9) Una cartera ministerial cooperativa; 10) Asimilación tecnológica y digital.

¿Por qué el cooperativismo, a pesar de sus innegables virtudes en tiempos de crisis, continúa siendo un "plato de segunda mesa" para los Gobiernos en América Latina?

R.- Esto lo responde el último párrafo de la respuesta a su tercera pregunta lo que deriva, explica y predice una peligrosísima ausencia de genuina consciencia cooperativa.

¿Considera usted que la legislación de su país en materia de cooperativismo es la más adecuada? ¿Le haría algunas modificaciones?

R.- Entiendo que las respuestas a sus preguntas 3 y 5 precedentes, de algún modo constituyen aquí también una buena y acertada respuesta.
Es gravísimo que en el contexto de un gobierno y de un proyecto nacional y popular, Argentina continúe regida por seudolegislación dictatorial, cooperativa y mutual; todo esto agravadísimo según los artículos 29, 36 y cc. de nuestra Suprema Constitución Nacional.

Tiempo atrás, en uno de sus artículos de opinión, usted se refirió a las seudocooperativas o cooperativas truchas que son pura apariencia en Argentina. ¿Este es un problema menor o un cáncer generalizado en América Latina?

R.- Mire usted, esto ya configura una verdadera pandemia espantosa entre los latinoamericanos atento –reitero- la ausencia de educación, el absentismo, normativas inapropiadas y descontrol publico general.

Desde 2007, existen en Argentina cooperativas de trabajo conformadas por lesbianas, gays y travestis, apoyadas además por el Gobierno. ¿Qué le parece esta singular experiencia de inclusión social?

R.- Excelente.

José Yorg, investigador y educador cooperativo paraguayo, manifestó desde Formosa a nuestra revista que "no entender las bondades del cooperativismo es ser un imbécil incorregible". ¿Qué opina usted?

R.- Que cuando llueve, se precipita agua, no dinero. Hay que traducir como diría A. Sen, derechos y si se quiere, bondades, en capacidades productivas y autosatisfacciones efectivas, equitativas, ecuánimes e inclusivas, cuantitativa pero cualitativamente, también.


De acuerdo a la idiosincrasia que impera en los países en América Latina, ¿cuáles son las condiciones que debe tener un líder cooperativista para alcanzar el éxito?

R.- Ningún líder es susceptible de definición. Pero, se comprenderá sin desmayo que son agalmas de un líder en cuanto tal, su c
arisma, su merecida autoridad y determinación lo que obviamente estará siempre acompañado de coherencia, consistencia, ardor, aplicación, perseverancia, ejemplos y arrojo.

¿Qué opinión le merecen los chuperativistas que llegan a altos cargos en las cooperativas latinoamericanas sólo para beneficiarse indebidamente, perjudicando la economía de las instituciones solidarias y mellando la imagen del movimiento cooperativo?

R.- Mire, no puedo menos que reproducirle la primera parte de mi respuesta a su primera pregunta. Entonces, respecto de estos sujetillos, nunca será lo que malamente hacen sino lo que nosotros les permitimos.



 
INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana