Jueves, 23 de Mayo de 2019    
 
11/03/2015 [[Sociedad]]
Manifiesto por la libertad colectiva
Una filosofía política para un cambio auténticamente democrático al servicio del pueblo y la nación española
por Cristóbal Colomer Marret

1ª.Parte. (Política, Democracia, Unidad.)

Nosotros, ciudadanos libres e iguales de esta nación milenaria llamada España, consideramos que la situación actual de descomposición social, económica, territorial e institucional que está viviendo nuestro pueblo en casi todos los ámbitos de nuestro territorio, se deben principalmente a distintos factores:

1- La transición fue un rotundo fracaso, si bien se recuperaron derechos y libertades individuales de las que carecía el pueblo en el anterior régimen, por el contrario, la corrupción institucional ha aumentado exponencialmente, el problema territorial es más preocupante que nunca, padecemos la crisis económica más grave de nuestra historia desde la guerra civil española, hemos obtenido el record jamás alcanzado en toda la historia de nuestro país de disponer actualmente de un ejército industrial de reserva de casi 6 millones de parados. Esta gigantesca oferta sin cubrir provoca un desplome masivo de los salarios debido a la falta de demanda interna y por si fuera poco la verdadera aspiración de una democracia auténtica, como es la libertad colectiva, no se consiguió bajo ningún concepto.

2- El tan sacrosanto concepto de consenso que se acuñó en aquella época, no debe verse en ningún caso como algo positivo, sino todo lo contrario, ya que cuando hay consenso entre distintas organizaciones del orden que sea, ya sean estas empresariales, económicas, políticas o de cualquier otra índole, surge automáticamente, sin necesidad de ningún otro tipo de estímulo, un fenómeno llamado CORRUPCIÓN. El motivo que suceda esto, es que al ponerse de acuerdo distintas entidades con exactamente los mismos intereses partidistas o particulares, ese comportamiento solo puede conllevar a actitudes tendentes a amaños, tejemanejes, acuerdos bajo cuerda, chanchullos de todo tipo, que si bien en el mundo económico y empresarial todo el mundo tiene claro ese concepto, -por ejemplo a la hora de ponerse de acuerdo en la fijación de precios de un mercado o a acuerdos previos a una subasta sea esta de cualquier índole pública o privada-, incompresiblemente el pueblo español engañado durante décadas por los medios de comunicación de masas, ha creído erróneamente que el consenso y el acuerdo es beneficioso para la democracia cuando sólo puede llevar a la endogamia generalizada, al nepotismo y a la corrupción absoluta de todo el espectro político.

3- Este “sagrado” consenso se considera algo providencial y maravilloso y algunos pretenderían otorgarle propiedades cuasi divinas, cuya supuesta y única justificación se daría, además, por la supuesta tensión política que existía después de la muerte del anterior jefe de Estado. Lo cierto es, que esa tensión no era tan grande como se pretendió magnificar para justificar un pacto de despacho entre todos los partidos políticos y en los que todos salieran beneficiados para repartirse el poder (de ahí, el consenso). Eso es lo que ha llevado a nuestra patria a una corrupción generalizada de la clase política que afecta a grandes sectores de las organizaciones empresariales así, como de las más altas magistraturas del Estado.

4- Cuando los partidos políticos se arrogaron la potestad de autogestionarse y representarse a sí mismos sin tener ninguna medida de control por parte del pueblo al que supuestamente deberían representar se convirtieron en una casta endogámica que solo vela por sus propios intereses y que está fuera de cualquier tipo de control de sus supuestos representados y por lo tanto completamente desligada de ellos.

5- La corrupción resultante de este sistema fracasado no es por lo tanto, como algunos pretenden hacernos creer, solo individual o residual, sino que es un factor sistémico y estructural de una pseudodemocracia fracasada desde su inicio que se fraguó entre despachos, pasillos y bambalinas.

6- La razón de este fracaso absoluto proviene por lo tanto de su propio origen y solo cambiando los parámetros erróneos del mismo se podrán solucionar paulatinamente los terribles males que aquejan actualmente a nuestro pueblo.

7- Los motivos fundamentales del fracaso de la transición y de todos los males que ahora nos acompañan son de distinta índole, pero lo más importante y fundamental sería lo siguiente:

A) No existe una verdadera democracia representativa, los diputados no son representantes del pueblo si no meros representantes del partido o del jefe de turno que le ha nombrado a dedo, y por supuesto no tienen ningún compromiso con sus electores.

B) No existe separación de poderes, el ejecutivo y el legislativo son un UNICO poder sin separación absoluta de ningún tipo y el poder judicial, del que se supondría que es el único que podría escaparse de este control total por parte del ejecutivo, también está controlado, no totalmente pero si en gran parte por el CGPJ (Consejo General del Poder Judicial, el órgano de gobierno de los jueces) y por el Fiscal general del estado (Órgano de gobierno de los fiscales) los cuales, obedecen a pies juntillas las órdenes del mismo, y por tanto del ejecutivo.

C) Por lo tanto, el poder del ejecutivo, sobre todo en los casos de mayoría absoluta, no se diferencia en nada, salvo quizás en ciertas libertades individuales, que el que podría tener cualquier dictadura de una república bananera que fuera renovable cada cuatro años.

D) Comprendidos estos fallos sistémicos y estructurales de nuestro sistema desde su origen, es mucho más comprensible entender todos los males que aquejan a nuestro pueblo, incluido el territorial, donde el llamado “café para todos”, lo único que provocó es una aumento del gasto exponencial y desmesurado, incluyendo duplicidades, triplicidades y por supuesto más corrupción, endogamia, parasitismo y nepotismo y a la postre y después de todas las cesiones y concesiones inimaginables, otorgadas, habidas y por haber, el pago y la gratitud por todas estas prebendas otorgadas a los llamados “nacionalistas” no ha sido más que la deslealtad, la rebeldía y porque no decirlo, la felonía y la traición. Por parte de aquel mal llamado “nacionalismo”, que no es más que un absurdo provincialismo- regionalista secesionista-separatista antiespañol que en su origen fue incluso racista (si no lo es todavía, en ciertos ámbitos), del cual, la organización terrorista ETA, de infausto recuerdo, fue la más macabra y terrible de sus expresiones. A estas personas, mal llamadas “nacionalistas” no les será jamás suficiente ninguna otra concesión autonómica, porque ya disfrutan ampliamente de todas las expresiones máximas de esas autonomías, y no estarán jamás satisfechos porque en el fuero interno de su naturaleza, surrealista y delirante, no anida más que la ridícula pretensión de la independencia de su pequeño terruño, provincia o comunidad y por lo tanto, la destrucción y amputación de España y de todos sus territorios.

E) Nosotros entendemos que el momento crítico que vivimos sobretodo en el ámbito territorial, se debe a la cesión permanente a estos grupos “nacionalistas” que han sido beneficiados amplia y generosamente por una ley electoral injusta y desproporcionada y por el deseo “armonioso” de consenso para repartirse el poder por parte de todos los grupos políticos a espaldas y a expensas de los intereses del pueblo español.

F) El descrédito generalizado de esta casta parasitaria bipartidista que nos ha gobernado durante los últimos 30 años, con apoyos puntuales por cierto, de los mismos partidos que desean destruir nuestra nación, ha empujado a las masas desesperadas hacia el radicalismo marxista, un fenómeno que no ocurría en nuestra nación desde los años 30 pero que se entiende plenamente por todo lo anteriormente descrito.

G) Creemos que la solución de nuestro pueblo y de nuestra Patria no está actualmente ni en el Marxismo, ni en el corrupto bipartidismo. El marxismo siempre ha surgido en momentos de crisis con falsas promesas y soluciones que a la postre han demostrado ser mucho peores que las situaciones precedentes, como empíricamente demuestran todos los antecedentes históricos mundiales.

H) Estamos convencidos de que la solución a la mayor parte de los males que aquejan a nuestro país residen, en la ausencia de una auténtica democracia representativa, con separación efectiva de los tres poderes del Estado (cámaras legislativas independientes del poder ejecutivo) así como independencia absoluta del poder judicial y por supuesto con representantes del pueblo que operen bajo mandato imperativo de los electores y que pueden ser penalizados, revocados y/o sustituidos inmediatamente por parte de los mismos.

I) Al adoptar estas mediadas citadas anteriormente, la corrupción, en caso de que todavía existiese, se convertiría efectivamente en un fenómeno residual y excepcional, porque el hábitat completamente propicio donde se desarrolla ahora plenamente se convertiría automáticamente adverso al mismo y por lo tanto se convertiría en un problema cuasi marginal.

J) Si bien el Estado de las autonomías ha supuesto un completo despilfarro y una desintegración parcial de los territorios así como del principio social de solidaridad que debería regir entre ellas, no abogamos por el momento por una completa disolución de las mismas, si no por una paulatina centralización en aspectos esenciales y estratégicos de aquellas Comunidades que han demostrado ser insolidarias y desleales en cuestiones como, por ejemplo, la educación y la sanidad.

Creemos, por lo tanto, que las administraciones públicas necesitan un régimen extremo de adelgazamiento para evitar el despilfarro, las duplicidades, triplicidades, nepotismo, tráfico de influencias y corrupción de todo tipo al que nos han llevado estos 17 absurdos reinos de taifas, cada uno con sus propias leyes y, muy a menudo, totalmente incompatibles unas con otras. Solo mediante la recentralización de las competencias más esenciales, se pueden recuperar aspectos como la solidaridad y la equidad que se han perdido por los egoísmos individuales de cada uno de estos “reinos”.

En el fondo de la cuestión, no subyace más que la espantosa debilidad del Estado central frente al vil egoísmo de algunos de estos “virreyes” que se permiten el lujo de alentar a la rebelión impunemente como si se tratara de antiguas colonias africanas o de ultramar y todo ante la pasividad incomprensible del poder central.

Ante este desafío, los cobardes gobernantes actuales en lugar de afrontar el despilfarro titánico en todos los ámbitos de la administración del Estado, (del cual uno de los ejemplos más significativos sería el de las diputaciones provinciales, que sólo con su desaparición, la cual, no supondría absolutamente ningún inconveniente, podrían ahorrarse al erario público más de 22.000 millones de Euros al año), en vez de adoptar estas opciones como decíamos, completamente acordes a la lógica más elemental, han preferido ahorrar, socavando el estado de bienestar de nuestro pueblo, recortando en los servicios más esenciales como son la educación y sanidad entre otros, todo ello únicamente para proteger y no perjudicar a sus acólitos, colocados y enchufados a dedo en perjuicio y detrimento de todo el bienestar del pueblo. Es otra prueba más del desprecio con que esta élite parasitaria maltrata a su propio pueblo al que supuestamente debería representar.

K)Para ello nuestra intención es cambiar totalmente la actual ley electoral que es completamente injusta y desproporcional y que fue diseñada exprofeso en la “sacrosanta” transición, precisamente para sólo beneficiar al podrido bipartidismo y para hacer concesiones, con la intención supuestamente de “apaciguar” a los numerosos partidos separatistas antiespañoles (este remedio, evidentemente ha resultado mucho peor que la enfermedad inicial, a la vista de los acontecimientos actuales, como conoce sobradamente hasta el español más corto de espíritu) y cuya única pretensión que tienen en sus vidas es destruir nuestra patria para poder ser “libres e independientes” en su pequeño terruño. Esta concepción primitiva, antinatural, y absurda ha sido con la que este bipartidismo decadente ha pactado entusiastamente en numerosas ocasiones, es decir, pactar con los mismos individuos que pretenden destruir lo que ellos mismos representan, es decir, el Estado y la Nación.

Debemos dirigirnos hacia un modelo donde las autonomías más solidarias y leales con el resto del Estado sean premiadas con más autogestión y concesiones, siendo por el contrario, las desleales las que deben ser privadas paulatinamente de ella, y si fuera necesario totalmente privadas de ellas, por su completa deslealtad, y, por supuesto no admitiremos privilegios de ningún tipo entre unas Comunidades y otras (léase, Concierto vasco, Fuero navarro etc.)

Debemos de ir a un modelo transparente, donde todos los pueblos de nuestra querida España recibamos los mismo, dependiendo de nuestra economía, tamaño y población y donde no ocurran ejemplos tan lamentables como el de la Comunidad Valenciana que teniendo una lengua muy semejante a la catalana y siendo, además, una de las Comunidades más leales de España, es, sin embargo la Comunidad más maltratada económicamente estando en el último lugar del ranking de financiación autonómica, llegando al absurdo de que pudiera parecer que la lealtad se premie con el desprecio y el maltrato y la traición con las prebendas y privilegios de todo tipo.

L) Es por ello, que queremos una nación de individuos libres e iguales, pero no económicamente, porque eso además de imposible es un crimen en contra de la especie humana la cual es desigual por naturaleza y los delirantes intentos llevados a cabo para alcanzar dichos propósitos han terminado en terribles dictaduras que han llegado hasta el genocidio de sus propios pueblos.

Nuestra igualdad, la que queremos y aspiramos es a la de la LIBERTAD, la de los derechos individuales y de oportunidades, que en cierta medida ya disfrutamos pero que queremos ampliar profundamente y sobre todo a lo que de verdad aspiramos es a algo que nunca ha tenido nuestro pueblo, que es la LIBERTAD COLECTIVA, es decir, a poder elegir a nuestros propios representantes, a tener autoridad sobre ellos, a poder darles instrucciones en beneficio de todos y a poder llegar a tener una verdadera democracia representativa, con separación de poderes, con representantes efectivos bajo mando de sus electores y a tener un jefe de Estado elegido por todos. Solo entonces, cuando existan verdaderamente democracia, libertad y espíritu de unidad, los problemas irán desvaneciéndose paulatinamente como pompas de jabón, porque entonces, todos nos sentiremos representados, juntos, unidos e iguales en una empresa y destino colectivo común.

2ªParte. (Crisis económica, social y cultural).

Entendemos que el actual problema económico y de paro que afecta a nuestro país es sistémico y estructural por diversos factores, principalmente por lo siguiente:

A) Un muy deficiente sector económico, basado actualmente casi únicamente en el sector servicios y en el turismo, abandonando progresivamente la economía real, es decir, la industria y la agricultura, (excepto el pequeño repunte efectuado en este último campo en los últimos años debido a las crisis) y apostando por una delirante burbuja especulativa inmobiliaria y financiera que nos llevó al borde del abismo debido a la codicia e ineptitud de nuestros gobernantes, cosa que nuestro sufrido y abnegado pueblo está pagando con creces, ya que confió en las mentiras y engaños que se lanzaban desde las alturas.

Esta burbuja financiera e inmobiliaria basada en la nada, produjo un crecimiento, sí, pero un crecimiento espurio únicamente especulativo, que no tenía absolutamente nada detrás, por lo tanto no era más que un gigantesco castillo de naipes que en cualquier momento podría desvanecerse como efectivamente ocurrió.

Las consecuencias de un modelo basado en una economía especulativa totalmente artificial la estamos pagando ahora, al igual que pasó en el crack de 1929, cuando la bolsa de Nueva york estalló, porque nada había detrás de ella, excepto la especulación. Cuando la euforia económica se desplomó y la terrible realidad se impuso, al igual que cuando un individuo toma una droga euforizante y los efectos se disipan, aparece entonces la triste realidad, que suele ser mucho peor que la precedente y es entonces cuando debemos afrontar y responsabilizarnos de todas las posibles y traumáticas consecuencias realizadas en ese trance. El problema, es que este modelo económico de crecimiento espurio, que solo se basa en la codicia y la avaricia de unos pocos en detrimento de la mayoría y que es muy similar a los efectos de cualquier droga o sustancia dopante que tendría en un individuo, nos la han obligado a tragar a la fuerza a todos los ciudadanos nuestros gobernantes, pero no solo al pueblo español sino incluso a escala planetaria.

B)El Capitalismo actual ya no es creador y productor de riqueza, -y si lo es, es sólo en una mínima parte-, el capitalismo que nos ha llevado al abismo sólo ha sido meramente especulativo, este neoliberalismo tan en boga actualmente, ese “laissé faire”, como dicen los franceses, el fin de historia de Fukuyama o la famosa mano invisible de Adam Smith (cuya idea además no es suya, sino inspirada por no decir plagiada, de la obra “la fábula de las abejas”, de Mandeville, de 1755) es a lo que nos ha llevado a la orilla del abismo.

Las políticas neoliberales de austeridad que nos imponen desde Alemania son exactamente las mismas que propone la escuela de Chicago y de las mismas gentes que nos han llevado a la ruina. Si bien el comunismo ha demostrado ser un infierno en la tierra, el capitalismo salvaje y sin entrañas no es ninguna panacea.

Decía Aristóteles y más tarde, desarrollo Marco Aurelio que en el término medio se encuentra la virtud y deberíamos a veces volver la vista atrás y redescubrir lo que nos dijeron hace ya decenas de siglos atrás nuestros sabios y que ya hemos olvidado. Solo un Capitalismo-Social, y enfocado al bien común y colectivo, puede llevar a una prosperidad real y no ficticia de la cual ya conocemos sus efectos.

La regulación aunque mínima debe ser necesaria, ya que si en todos los órdenes de la vida existe regulación, ¿es comprensible que en la economía sólo exista la ley de la selva? Donde no impera la ley, opera el fraude, el engaño, la estafa y la corrupción y esto es exactamente lo que ha ocurrido en nuestro país, con una estafa monumental ocurrida en las Cajas de ahorro que han sido gestionadas y hundidas por nuestros políticos (al igual que algunas televisiones autonómicas), los cuales no tenían absolutamente más interés que el de llenarse los bolsillos a costa de hundir Cajas de ahorro centenarias que nuestros antepasados crearon para ayudar precisamente a las capas más humildes y desfavorecidas de la población.

Este loable y encomiable origen, así como el honor de los impulsores que nos precedieron en estas entidades sociales de ahorro, ha sido mancillado y ultrajado de la forma más abyecta y miserable por individuos amorales, cuyo único y espurio interés era enriquecerse a toda costa y además careciendo absolutamente del más mínimo conocimiento financiero.

El resultado de toda esta villanía orquestada prácticamente desde todas las organizaciones del poder de nuestro país (partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, patronales etc...) ha sido la ruina completa de España y la mayor crisis que haya existido desde la guerra civil de 1936.

Estas estafas, abusos, latrocinios y desfalcos fueron acompañados de una prodigalidad crediticia generalizada y prácticamente etílica, concedida a personas e instituciones sin control ninguno (o peor aún, recibiendo, órdenes políticas absurdas que comprometían seriamente la seguridad de los ahorros de los depositantes y accionistas).

Todos estos despropósitos se intentó subsanarlos con malas artes y a la desesperada, desde las más altas magistraturas del Estado, es decir, desde el propio gobierno.

Por si esto ya no fuera grave de por sí, lo verdaderamente infamante, es que el propio regulador, es decir, el Banco de España y la CNMV (Comisión nacional del mercado de Valores), en vez de intentar poner freno a todos estos desmanes de la clase política (ya que ellos eran precisamente los supervisores, encargados y garantes del orden económico de los mismos) se dedicaron, supuestamente, sin embargo, no solo a apoyar ciega y fanáticamente todas las ideas delirantes del gobierno para intentar una carrera loca y desesperada hacia ninguna parte, si no que directamente parece ser que dieron ordenes e instrucciones precisas y directas a todas estas entidades, de las cuales tenían perfecto conocimiento desde hacía mucho tiempo que estaban completamente quebradas.

Para intentar ocultar este gigantesco crimen financiero utilizaron todo tipo de fusiones absurdas, salidas a bolsa fraudulentas y finalmente como colofón a todas estas ignominias, se realizó supuestamente por órdenes superiores una estafa generalizada piramidal y masiva con un esquema clásico de tipo ponzi, llamada “preferentes” que fue arrojada masivamente y de manera inmisericorde sobre las capas más débiles y humildes de nuestra población. Usurpando además la confianza que se habían ganado y labrado honradamente los fundadores de estas entidades de ahorro social durante siglos y por supuesto devastando esta confianza para siempre.

Esta infamia cometida por el regulador y por el poder, que debían velar precisamente por los propios depositantes, abusando de la confianza del pueblo y de su honradez, podría calificarse perfectamente en jurisprudencia como crimen sobre crimen y en teología no es más que el pecado de Judas Iscariote, que se aprovechó de la confianza de Cristo para traicionarlo. Recordemos también que según la clasificación por el índice de maldad que realizó Dante en su famosa obra, “La Divina Comedia”, este pecado –aprovecharse de la confianza de personas con las cuales se dispone de una especial relación, para luego traicionarlos- es el más abyecto y por lo tanto se encuentra ni más ni menos que en el noveno círculo del infierno, el peor de todos y el más próximo a Satanás.

A mi entender este terrorismo financiero que se ha practicado contra el pueblo español es exactamente de la misma naturaleza que el que cometió Bernard Madoff que fue condenado a una sentencia ejemplar de 150 años de prisión, la máxima que se podía imponer, por haber cometido delitos extraordinariamente maléficos.

Esta ignominia cometida por las alturas contra su propio pueblo para salvar sus vergüenzas ominosas entrará en los anales de la historia como una de las infamias más repugnantes que hicieron nuestros gobernantes desde que tuvimos como regente a Fernando VII si es que no lo han ya superado.

C) Esta oligarquía parasitaria, degenerada, decadente y putrefacta ha quedado completamente desacreditada a los ojos del pueblo, debido a su completa falta de moral, de ética y a su corrupción generaliza.

Las soluciones que vienen desde la extrema izquierda, aunque se les podría atribuir el don de la coherencia y a priori de la honradez, pueden ser mucho peor, “el remedio que la enfermedad”, como ya nos ha enseñado y demostrado empíricamente decenas de veces la historia.

Por lo tanto creemos firmemente que solo un modelo económico que respete la propiedad privada, cree una industria sostenible basada en la economía real, no ficticia y un capitalismo enfocado al bien común, puede traer la prosperidad como ya ocurrió antes y después de la 2º guerra mundial con las famosas políticas económicas del New-Deal de Roosevelt o del Plan Marshall.

Para ello debemos de reinventarnos a nosotros mismos, Charles Darwin decía que las especies deben adaptarse o morir. Cuando perdimos Cuba y Filipinas se acuñó un nuevo término que se hizo muy famoso en su época; se llamaba Regeneración y en esta nueva crisis, tan peligrosa o más que la anterior de 1898, a esto debemos tender, ojalá nuestro pueblo pueda estar a la altura de sus circunstancias como estuvieron nuestros antepasados.

Posibles Soluciones:

Las soluciones económicas no son sencillas, debido a la desventaja desde la que partimos, por todos los problemas enumerados anteriormente y a los que nos enfrentamos, pero creo que a corto plazo y en la coyuntura de paro generalizado actual, para reactivar la economía se deberían incorporar programas masivos de reformas de edificios y viviendas, con ayudas gubernamentales, para la grandes masas de desempleados sin formación y para poder aliviar el problema del paro de estas capas más desfavorecidas y con menos posibilidades de encontrar empleo. Este programa, traería aparejado un beneficio muy importante como sería el estímulo de la demanda agregada y del consumo interno.

A medio plazo debemos crear una industria nacional que no debe basarse en el precio y la competitividad, sino muy al contrario debe competir en calidad y en exclusividad. En este campo debemos recuperar la I+D totalmente abandonada por nuestros gobernantes, el campo de las energías renovables de las que somos punteros, debe ser recuperado (siempre teniendo en cuenta los factores tanto de la eficiencia económica como de la dependencia exterior que padecemos) y debemos impulsar el crecimiento de una industria nacional manufacturera de todo tipo donde prime la calidad.

Recuperar grandes industrias automovilísticas que tuvimos como Seat, Pegaso o Barreiros no tiene por qué ser una utopía, las grandes empresas de este país del Ibex 35, así como los bancos y las cajas deben tener una gestión privada, eficiente, cualificada y profesional, pero no hay motivo ni razón para que el Estado no sea participe en cierta medida de estas empresas, sobre todo si además estas empresas cosechan grandes beneficios.

En los campos donde la liberalización económica haya tenido éxito como puedan ser las telecomunicaciones y los precios al consumidor hayan bajado y los consumidores se beneficien de dicha liberalización, se deben dejar las cosas tal y como están, pero por el contrario, en los campos donde la liberalización haya sido un fracaso absoluto, como la energía, donde hay sospechas fundadas de que un oligopolio este fijando los precios abusivamente en detrimento del interés general, hay que intervenir inmediatamente, poniendo eso sí, gestores privados eficientes y formados que rindan solo cuentas al Estado y que si no obtienen buenos resultados sean destituidos inmediatamente, pero que solo y únicamente tengan que responder ante el Estado y el pueblo español.

En cualquier caso, en el campo de la energía debemos hacer lo posible por depender cada vez menos del exterior.

A largo plazo debe darse un cambio total del sistema educativo que está basado únicamente en un modelo nemotécnico prusiano del siglo XIX, para inclinarlos paulatinamente hacia modelos integradores y participativos, más democráticos, como los escandinavos, donde los exámenes sean la penúltima de las prioridades y el compromiso con los maestros y compañeros sean prioritarios, con unos estudios más enfocados a la cooperación, a la participación y donde los valores éticos y las enseñanzas prácticas en todos sus ámbitos y aspectos de la vida primen sobre conceptos que casi nunca utilizaremos.

Estos modelos han demostrado un fracaso escolar del 0,1% frente al 30% de nuestro país. Creo que con estas cifras sobra cualquier comentario más al respecto.

La educación es el arma más poderosa para cambiar un país, es la base de su desarrollo y un pasaporte para un futuro lleno de prosperidad.

Los liberales afirman que la competencia entre individuos es sana, porque hace prevalecer a los mejores, sin embargo, si volvemos la vista atrás, a nuestros orígenes como especie, comprobaremos que los hombres primitivos, jamás podrían haber sobrevivido individualmente. Únicamente la tribu, es decir la cooperación de los individuos, es lo que protegía a esos individuos y a todos los miembros de esas tribus frente a las horribles inclemencias exteriores.

Sin esa cooperación, jamás el hombre podría haber sobrevivido, por lo tanto, la competencia individual era totalmente absurda y descabellada, incluso entre aquellos primeros hombres tan primitivos, porque la única competencia válida para prosperar como comunidad en aquellos tiempos era la competencia contra las otras tribus, que fomentaba y estimulaba la creación de nuevas y distintas tecnologías para poder superarlos. Por lo tanto, la competencia solo puede ser positiva entre distintas comunidades, no entre la propia, ya que la fuerza de una comunidad proviene precisamente de su unión.

El éxito y la fuerza de nuestro pueblo siempre se han basado en su unidad, una unidad auspiciada por el concepto de nación y por la religión católica. Si bien la religión en los tiempos modernos ha perdido influencia no debería serlo así la nación (de la que no se puede disolver ni siquiera por referéndum colectivo, como afirman algunos ignorantes, porque es un derecho de existencia, previo al Estado y por lo tanto el Estado nada puede decir respecto de una realidad anterior y constituida desde hace siglos).

Así pues, se debe recuperar el espíritu de país, pueblo y nación que ha sido lapidado durante las últimas décadas de una forma inmisericorde y que nos ha llevado a la situación actual de decrepitud, así como ir sustituyendo el concepto de religión que ya no compartimos completamente todos, por el de la libertad, que si deberíamos poder compartir unánimemente.

Un individuo, al igual que un pueblo, solo puede obtener éxito, si cree en sí mismo, en su fuerza interior, en su capacidad ante las dificultades y si vive en armonía y confianza espiritual consigo mismo y con los demás.

Si las personas pudieran vivir y sentirse plenamente partícipes y miembros de una comunidad, exactamente igual que los demás miembros, pero ni más ni menos que los demás, donde todos pudieran tener las mismas oportunidades y donde además existiera no solo la libertad individual, sino también la colectiva, si esto llegara a suceder, entonces ese pueblo, esos hombres, se convertirían automáticamente en una comunidad de hombres libres e iguales, unidos espiritual y colectivamente bajo un mismo ideal, que en este caso sería la de una gran empresa llamada España, y caminaríamos en comunión como un sólo hombre hacia un destino común, Si llegara ese momento, ese pueblo, ya no conocería límites y se volvería casi invencible, como ya pudimos demostrarlo en el pasado de forma gloriosa y quedó grabado para siempre con letras de oro en los anales de toda la historia de la humanidad. A eso aspiramos.

Valencia, 5 de Enero de 2015.



INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana