Viernes, 19 de Julio de 2019    
 
12/01/2016 [[Sociedad]]
Bien gobernar y no mucho bailar
Conciencia y responsabilidad de gobierno
por Roberto Bertossi

El fin y el límite del Estado es el bien común. Consecuentemente, no se debe equiparar en el trato a ´ilustres´ bribones con nobles, cabales y esforzados ciudadanos de bien.
¿Quiénes son los bribones?... ¿Acaso somos los ciudadanos que con nuestros impuestos crecientemente agobiantes, venimos aguantando y soportando, Vg.: 1) Décadas de ineficiencia y corrupción en materia de seguridad, nutrición, salud, jubilaciones, etc.; 2) Financiando como cumplidores impositivos a los desleales funcionarios, legisladores, evasores e incumplidores (bribones) para los cuales siempre aparecerá una condonación, una amnistía, un indulto o tal, etc.; 3) Somos los mismos que venimos ´reponiendo´ los dineros públicos que se robaron impunemente ineptos y corruptos; 4) etc.?
La única verdad es la realidad y así, una y otra vez tenemos que continuar pagando =pacientemente= como hasta cinco o más imposiciones por lo mismo, Vg.: seguridad, educación, servicios públicos (vs. emergencias eléctricas, sanitarias, hídricas, inundaciones, tragedia de once, etc.), infraestructura, impuestos inmobiliarios y del automotor, provinciales, municipales y más.
En materia de seguridad, la fuga de “los Lanatta y Cía.” lo acredita una vez más. Peor aún, oficialmente se reconoce que no se puede confiar en muchos funcionarios, policías, agentes de seguridad y jueces corruptos en distintos distritos federales (pero más libres que los pájaros del cielo), por cuyo pésimo y descontrolado desempeño se vienen tributando –intergeneracionalmente- tantísimos impuestos, pero cuya ´perfomance´ resulta a la postre, muchísima peor que la de esos otros muchos ñoquis indignos (otros bribones) ya que estos, al menos, no hacen nada; ni bueno ni malo.
[i]Valga decir que, solo para seguridad, además de todo lo que siempre pagamos, enrevesadamente también nos obligan injustamente a oblar los costos de un pésimo devenir, por la ineficiencia, complicidad u omisión durante décadas de gestiones anteriores, para recurrir ahora, final y escandalosamente, como si en el lejano oeste, a cazadores de recompensas y a francotiradores…
A ver…
A) ¿Por qué si la seguridad provincial y nacional -aseguró oficialmente hace una semana ya casi dos-, a caro del poder en ejercicio, que los Lanatta estaban rodeados, cómo fue posible que se les escurrieran de entre las manos?
B) ¿Por qué si hubo varios enfrentamientos de las fuerzas de seguridad públicas con sólo tres delincuentes, siempre prevalecen estos últimos?
C) ¿Por qué si estaban rodeados en un campo santafesino la noche de este 7 de enero ppdo., por todos los servicios de inteligencia más todas las fuerzas e interfuerzas de seguridad locales, provinciales y nacionales, estos ya superfamosos hermanos Lanatta y Schillaci, volvieron a escabullirse?
Claramente el argentino ´de a pie´ observa con estupor y confusión que el Poder disponiendo de la suma de todos los recursos, ¡no puede!; peor aún, que “su poder ciudadano” estaría siendo burlado, desairado, descalificado y defraudado, nuevamente.
Atónitamente, para la seguridad nacional y provincial, este gobierno -del mismo color en Buenos Aires-, no eligió (como para las otras áreas de su jurisdicción y competencia), ni a expertos ni a CEO´s con brillantes antecedentes en la materia.
La propuesta de esta gestión nacional =en la cual la mayoría simple de los argentinos confió= (¿fue?) consistió en ¡Cambiar y mejorar “con los mejores equipos” la calidad de vida de la gente!
Vaya vaya y en otro orden de cosas, ¿no le avisaron a Eduardo Romero?… ¿si no, cómo se comprende entonces que el golfista e intendente del PRO en la ciudad cordobesa de Villa Allende, ni bien asumió en lugar de revertir ineficiencias y denunciar eventuales rapiñas de gestiones anteriores (al menos, simultáneamente), contra fácticamente, incrementó hasta en un 120% la carga tributaria de sus vecinos?
Preconclusivamente, esta nota sólo trata de ayudar al señor presidente desde una crítica con atributos y conforme él mismo lo solicitara cuando afirmó: “Seguramente nos vamos a equivocar y necesitamos que la prensa nos diga dónde están los errores, para que nosotros podamos mejorar”.
Finalmente, entendemos que una mayor y mejor sincronía política, nacional e internacional, que la exhibida a la fecha, podría evitar se consuma la débil legitimidad, la exigua seguridad personal como la propia y exhausta paciencia de los argentinos.


[i] Ayn RAND en su libro El Manantial critica acertada e indirectamente a estos últimos, pero omite escribir que eso no es mejor ni peor que la comprobada utopía del efecto derrame de los mercados, al menos en el mundo de los empobrecidos y desahuciados.


INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana