Martes, 16 de Julio de 2019    
 
29/08/2017 [[Sociedad]]
CONMEMORAR EL DIA DEL VECINO
Un día para recordar y actuar en consecuencia en Venezuela
por José Gregorio Delgado Herrera

Alguien con un sentido Municipalista afirmó que “Puede haber un Municipio sin alcalde, pero no puede existir un Municipio sin vecinos”, este pensamiento en la Venezuela de hoy adquiere una importancia capital, cuando las noticias se repiten en la persecución judicial a los alcaldes opositores, ante acciones y medidas cautelares judiciales, que sancionan a los representantes de los gobiernos municipales, por no controlar las protestas en su jurisdicción.

En estas circunstancias, se impone la reflexión y la acción de los vecinos electores en los municipios, para defender a los elegidos de sanciones injustas como las señaladas, estar en la calle y poner en práctica los distintos medios de participación, ejercitar sus derechos ciudadanos, para la defensa de la institucionalidad municipal.

Recordar el papel de los municipios en nuestra historia patria, es recordar sucesos como el 19 de abril de 1810, una rebelión civil, ante las autoridades españolas, como el grito de libertad de los caraqueños en favor de la independencia, este ejemplo fue progresivamente imitado por la provincias existentes en nuestro territorio, hasta el punto de adherirse al pronunciamiento de Caracas.

En estas fechas sucesivas se recuerda el día de la Municipalidad en las ocho provincias simbolizadas en las estrellas de la bandera nacional, y reconoce la rebelión de las Provincias, representadas en sus cabildos de 1810, allí se escuchan las voces de los vecinos de cada ciudad para pronunciarse a favor de la independencia en cada sitio, Cumana y Barcelona, lo harán el 27 de abril, para Margarita será el 4 de mayo, Barinas se pronuncia el 5 de mayo, mientras, en Mérida será el 16 de septiembre, y en Trujillo el 9 de octubre; recordemos que Guayana lo hará el 14 de mayo, pero, el 9 de junio retira este reconocimiento, al aceptar la legitimidad del Consejo de Regencia establecido en España y se aleja de la revolución caraqueña, aceptada por diversos cabildos del Continente americano, a partir del mensaje compartido entre sus cabildos.

Este recordatorio es valido al establecer el Día de la Ciudad, para rescatar la fundación de cada sitio poblado, y la respectiva instalación del Ayuntamiento como instancia para resolver, entre las familias, los vecinos y sus autoridades, las necesidades propias de cada centro poblado, hasta llegar incluso a su defensa territorial mediante las milicias locales. En la historia de cada pueblo o ciudad, aparecen distintas fechas conmemorativas, de allí que en la historia reciente de las ciudades, con sus respectivos gobiernos locales electos sea a través de los concejos municipales, o de los alcaldes a partir de 1989, se establezca el reconocimiento del Día del Vecino.

Es un reconocimiento de un hecho político o vecinal, que marca la huella de la historia local en cada sitio, en el caso de Caracas se recuerda el 3 de octubre de 1981, para destacar la recolección de más de 20 mil firmas, en contra de la Ordenanza de Áreas Especiales, dictada por el Concejo Municipal de Petare, específicamente, la Ordenanza del Sureste o de la Hoya Baruta El Hatillo. A nivel nacional se estableció el Día del Vecino, a partir de un Acuerdo Parlamentario, el 3 de octubre de 1991, conmemorando los veinte años de la conformación de FACUR, la Federación de Asociaciones y Comunidades Urbanas, que se fundó en Caracas, mediante el pronunciamiento de 14 Asociaciones de Vecinos. Este acuerdo se publicó en la Gaceta Oficial N° 34.815 de fecha 8 de octubre de 1991. http://revistasic.gumilla.org/2015/los-vecinos-defensores-del-derecho-a-la-ciudad/

Destacamos la figura de los vecinos como los defensores del derecho a la ciudad, promovido con insistencia desde el 2001, tomando en cuenta sus acciones concretas en el contexto de las actuaciones del movimiento vecinal de cada sitio, para el rescate de un derecho colectivo relacionado con la gestión del gobierno de la ciudad o en el reconocimiento de un trabajo voluntario en favor de una comunidad, para contribuir con su calidad de vida o resolver un problema que le afecta, en el contexto de acciones de convivencia ciudadana o de contribuciones a la paz y el bienestar de una comunidad.

Desde la Escuela de Vecinos de Venezuela, impulsamos el desarrollo de la propuesta de la VECINOCRACIA, al relacionar el desarrollo democrático del país a partir de 1958 con el reconocimiento legal de los derechos de los vecinos, específicamente como comunidades organizadas o vecinos organizados, en correspondencia con la Ley del Poder Municipal en cada Estado y con la aprobación de la Ley Orgánica del Régimen Municipal en 1978, donde se establece un capítulo para la Participación de la Comunidad, y se define legalmente a las asociaciones de vecinos, siguiendo las pautas de sus Reglamentos Parciales de 1979 y 1990.

El movimiento Vecinal se consolida a nivel nacional con la conformación de CONFEVECINOS, Coordinadora Nacional de Federaciones de Asociaciones de Vecinos, en 1989 con el propósito de establecer lineamientos nacionales en sus relaciones con la Presidencia de la República, mediante la figura del Comisionado Presidencial de Asuntos Vecinales, así como también la elaboración y aprobación del Reglamento Parcial N° 1 de la LORM sobre la Participación de la Comunidad y la realización de diversos encuentros y talleres sobre temas de interés para los vecinos organizados, esta instancia se mantiene hasta 1994.

A partir de 1995 cada federación o coordinadora vecinal, retoma sus acciones estadales o municipales en el contexto de las reformas electorales y municipales o el desarrollo de propuestas educativas y de servicios en las comunidades a partir de la política de descentralización que se implementó en el período 1993 – 1998.

La presencia institucional del movimiento vecinal se manifiesta en las propuestas municipales propias de la Enmienda Constitucional, transformada en Reforma General y que termina como Asamblea Nacional Constituyente, siguiendo las pautas entre 1992 y 1999. Finalmente, en estas propuestas juega un papel significativo la Escuela de Vecinos de Venezuela y FACUR para el diseño y la elaboración del capítulo correspondiente al Poder Público Municipal, donde se destacan la constitucionalización de las parroquias, el esquema de participación ciudadana y la incorporación de las asociaciones y organizaciones vecinales en los artículos 182 y 184 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.

El día del Vecino cae en desuso o falta de conmemoración a partir de esa fecha, por el desgaste y la sustitución institucional o el decaimiento comunitario en su auto-reconocimiento, en todo caso, son de reconocimiento los aportes vecinales para la elaboración del texto de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, para el establecimiento de los mecanismos de participación y descentralización, sin olvidar los principios que orientan las experiencias de participación, según el texto aprobado en el 2005.

En algunos estados y municipios, los antecedentes vecinales se transforman en los consejos comunales, establecidos por ley desde el 2002 y en algunos sitios la cooperación y el trabajo conjunto entre las asociaciones de vecinos y los consejos comunales, esta experiencia se reporta como positiva hasta el 2006.

Ya desde esta época, ante la reforma de la LORM por la LOPPM de 2005, se plantea la necesidad de retomar y activar las asociaciones de vecinos, en un despertar y una reacción ante los intentos gubernamentales de desconocer a las asociaciones de vecinos, como formas organizadas de las comunidades. Pero las instituciones y las comunidades se olvidan del Día del Vecino.

A partir del texto legal de 2005 se legaliza el concepto de comunidad municipal, y los elementos que conforman las asociaciones vecinales se desagregan en toda la Ley Orgánica, para dar cabida a la diversidad de formas organizativas de las comunidades. Y hacer del vecino – ciudadano un protagonista de la gestión local en forma individual y organizada.

El reto surge cuando la propuesta es no quedarse en el recuerdo, sino hacer del Día del Vecino un tema de actualidad, una experiencia del presente, que, se proyecte a los cambios necesarios en el futuro desde el momento actual.

Allí nace, el actuar en consecuencia, generar las acciones necesarias y adecuadas para desarrollar desde la participación activa de los vecinos, los resultados apropiados para el mejoramiento de la condiciones de vida de las comunidades, articulando a los vecinos organizados, las municipalidades participativas y las diferentes formas organizadas en las comunidades, para hacer del Día del Vecino, no solo una fecha conmemorativa, sino la manifestación diaria de la convivencia ciudadana y de la calidad de vida en las comunidades, a partir de la solidaridad y otros valores humanos.

Actuar en consecuencia, es hacer todos los esfuerzos por el rescate de la organización vecinal, en días recientes llega una nota que reseña a los vecinos de Prados del Este, rescatan la organización vecinal, este ejemplo puede servir para potencias múltiples experiencias participativas. Una simple lectura del artículo en http://www.eluniversal.com/noticias/caracas/prados-del-este-rescatan-organizacion-vecinal, nos indica que sí hay posibilidades y que es posible el cambio desde la participación, promoviendo cinco elementos: autonomía, educación, información, organizaciones y utilidad colectiva en estas actividades para sistematizar los aprendizajes y promover una propuesta que sea referencia de acciones para cambiar el entorno.

En esta perspectiva plantear el Día del Vecino, es una oportunidad de reflexión y acción, que se puede desarrollar desde la articulación municipios-comunidades, para generar los cambios a partir de un ejercicio de la democracia local y un modelo de gestión participativa, donde los vecinos y sus organizaciones son voceros de las respuestas necesarias a los problemas prioritarios en las comunidades de los diferentes municipios del país.

Tener un Día del Vecino para recordar y actuar en consecuencia, es desarrollar la solidaridad y la convivencia vecinal, para establecer una democracia local e integral, que permita tener municipios democráticos, con una vida institucional guiada por la participación, la descentralización, la planificación y el desarrollo de las comunidades y los vecinos que conforman su territorio. Esta es la propuesta que se hace, para la reflexión y la acción en este Día del Vecino 2017.



INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana