Sábado, 16 de Diciembre de 2017    
 
27/09/2017 [[Sociedad]]
Puigdemont y Catilina
Reencarnaciones en Cataluña
por Cristóbal Colomer Marret

Corría el año 63 A.C - Cicerón acababa de librarse de sus asesinos-, se levantó de su asiento y le preguntó al corrupto Lucio Sergio Catilina hasta cuándo insistiría en la conspiración contra el Estado. El eterno aspirante al consulado, que de tanto fracasar en sus ambiciones políticas decidió atajar y montar un Golpe de Estado, promovió un alzamiento que incluía el incendio, la matanza de senadores, un ejército sublevado y el asesinato del propio Cicerón, que también fracasó.

Desde su templanza y hartazgo, le preguntó directamente al senador desleal, en el primero de los cuatro discursos -conocidos como Catilinarias- que dio Cicerón: “Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?”. “¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?”. La frase de uno de los más grandes retóricos de la prosa en latín, durante la República Romana, ha llegado hasta el presente catalán.

Le comentaba semanas atrás a mi padre, que en esta situación de sedición espuria basada en postverdades (tan en boga en la prensa y en la política de hoy en día) o simple y llanamente en las mentiras de toda la vida, no estaría de más que alguien tuviera el ingenio de recuperar las famosas Catilinarias de Cicerón para demostrar que el payaso está realmente desnudo.

Hete aquí, que alguno de los decenas de “paupérrimos” asesores de Doña Soraya le habrá indicado la idoneidad de esta bimilenaria frase en la situación actual y la ha pronunciado hace un par de días ciertamente, pero tarde y mal, como todo lo que ha hecho este gobierno y todos los gobiernos de España desde 1978, en el asunto catalán, aunque esa sería harina de otro costal.

Sólo un medio de comunicación se ha hecho eco de este asunto y este es “ El Español”. El hecho de que ningún otro medio nacional se haya interesado en esta declaración resulta bastante significativo y debería llevarnos a una pequeña reflexión: ¿Es que ningún otro medio se ha hecho eco porque no interesa?, ¿Ningún otro medio se ha hecho eco porque es políticamente incorrecto? ¿Comparar a Puigdemont con Catilina es una acto atroz, pobre hombre... a ver si se traumatiza o algo así?… o quizás ¿Ningún otro medio se haya hecho eco de esto porque el periodismo es lo que la política es al periodismo? Mucho me temo que la tercera pregunta es la correcta.

Anteayer, en la cadena más a la izquierda del panorama nacional, la cadena que fue, ha sido y es el azote del Partido Popular y del Gobierno de España, la cadena a la que Esperanza Aguirre y otros muchos calificaron como “La Secta”, la cadena que aupó desde la nada y la que hizo creer a Pablo Iglesias y a los suyos que asaltarían los cielos, Jordi Évole, entrevistó y destrozó a Puigdemont durante más de una hora de asedio, poniéndole enfrente de si mismo, el duro e implacable espejo de la realidad, de la que él tanto y desesperadamente intentó escapar con todas sus fuerzas, el espejo de sus propias contradicciones, de sus miserias, de sus mentiras, de su cobardía, de su absoluta indigencia intelectual, moral y política y del veneno y locura mesiánica con la que él y los suyos han inoculado a las gentes sencillas para enfrentarlas entre sí y de la de la tremenda y terrible responsabilidad criminal que conlleva consigo, y entonces…. ¡ocurrió!: el enano político que ostenta el cargo de “Molt Honorable President de la Generalitat de Cataluña”- como fuera antaño su ídolo Jordi Pujol-, empezó a empequeñecer, poco a poco, paso a paso, al principio, con mesura, luego con más rapidez, a cada minuto que transcurría la entrevista, el enano político intentaba desesperadamente y con todas sus fuerzas contrarrestar la evidencia y la realidad, pero no podía evitar menguar cada vez más y entonces los minutos se convirtieron en segundos y los segundos se convirtieron en milésimas, el enanismo del “Molt Honorable President de la Generalitat de Cataluña” se acrecentaba exponencialmente y se hizo claramente evidente para todos, para los de derechas, para los de izquierdas, para los de centro, para los hombres, para las mujeres, para los ancianos, para los niños, para los más cortos de espíritu e incluso hasta para los propios independentistas, su liliputianismo era ta0l, que llegó ya a desdibujarse completamente, desvaneciéndose en la pura nada. Al final ya era sólo un ser ingrávido, translúcido, un éter inmaterial. En ese momento, quizás el más humillante de toda su vida, le hubiera gustado ser Puyol, incluso ser Catilina, ser alguien, ser algo, pero ya no era nada, ni siquiera el payaso de antaño, ni tan siquiera el payaso desnudo, era ya tan sólo, la nada.



INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana