Viernes, 24 de Noviembre de 2017    
 
30/10/2017 [[Sociedad]]
La novedad liberadora del perdón reemplaza la insistencia de la venganza
VIII Congreso Nacional de Reconciliación en Colombia,
por Luis Hernando Ríos Aldana

Sistematizado por: Luis Hernando Ríos Aldana, Equipo PNT. Director Académico de INES/CGT y del Centro de Pensamiento de los Trabajadores.

Como iluminación doctrinal en el “VIII Congreso Nacional de Reconciliación”, realizado por la Caritas Colombiana, en la ciudad de Bogotá del 11 al 13 de octubre de 2017, el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y Arzobispo de Villavicencio, monseñor Oscar Urbina Ortega hizo una clara y contundente invitación a emprender “sin miedo la tarea común que nos espera: la reconciliación que parte de un trabajo serio con y por las víctimas”, un desafío actual de toda la sociedad colombiana.

"No podemos permanecer prisioneros del pasado, el perdón nos ayuda a purificar la memoria (…), no se trata de olvidar el pasado sino releerlo con ojos nuevos”; señaló la urgencia de promover la verdad como fuerza de la paz y compañera inseparable de la justicia, la misericordia expresada en el perdón, y la reconciliación, “que nos hace dar un paso en la construcción de consensos en torno a un proyecto común de país".

En su ponencia “Misericordia, verdad y justicia: un camino para la reconciliación y la paz”, monseñor, siguiendo las enseñanzas del Papa Francisco en su visita a Villavicencio, indicó siete pasos para alcanzar una paz estable y duradera, en clave de perdón:

Abrir la puerta: la reconciliación parte de un trabajo serio desde y con las víctimas, con el pueblo y para el pueblo. Mirar en los ojos de las víctimas y detrás de sus lágrimas ver la esperanza, es el mejor escenario para construir la paz.

La verdad: es fuente de reconciliación, es un desafío grande, pero necesario para la reconciliación.

La misericordia se expresa en el perdón. No podemos permanecer prisioneros del pasado, el perdón purifica la memoria. La novedad renovadora del perdón reemplaza la venganza. Los adultos debemos saber perder, para que ganen los jóvenes y los niños un país en paz; es necesario adoptar un nuevo estilo de convivencia, mirar juntos el horizonte y caminar juntos hombro a hombro, codo a codo. La Justicia. La verdad es compañera inseparable de la justicia y la misericordia expresada en el perdón. “Aun cuando perduren conflictos, violencia o sentimientos de venganza, no impidamos que la justicia y la misericordia se encuentren en un abrazo que asuma la historia de dolor de Colombia” Reconciliación es la recreación de un orden nuevo. Enfatizó que los cambios estructurales son urgentes y necesarios. “Este proceso debe ir simultáneamente desde el centro hacia las periferias y desde las periferias hacia el centro. El compromiso de los líderes nacionales en el campo político, económico, educativo y social debe encaminarse hacia la reconciliación, teniendo por horizonte el bien de todos”. Celebración de consensos. La reconciliación requiere dar un paso en la celebración de consensos para la construcción de un nuevo país. Generar un verdadero humanismo. Realización de acciones significativas para construir la paz, donde prime el bien común. Motivar nuevas actitudes ante el país, un cambio de mentalidad.

Recordó Mons. Urbina el Encuentro de Oración por la Reconciliación realizado el pasado 8 de septiembre en Villavicencio, presidido por el Papa Francisco quien mediante una oración al Cristo mutilado de Bojayá, símbolo de reconciliación, nos invitó a ser “sus pies para salir al encuentro del hermano necesitado, sus brazos para abrazar al que ha perdido su dignidad, sus manos para bendecir y consolar al que llora en soledad”

Finalmente, animó a generar y proyectar actos simbólicos que se multipliquen en todas las esferas de la vida social, para ayudar a superar el odio, la desconfianza y la desesperanza, con las palabras del Papa Francisco:

“No tengan miedo a pedir y ofrecer el perdón. No se resistan a la reconciliación para acercarse, reencontrarse como hermanos y superar las enemistades. Es hora de sanar las heridas, de tender puentes, de limar las diferencias. Es hora de desactivar los odios, y renunciar a las venganzas, y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno… Estamos en un momento clave para desatar en todas las organizaciones y sectores sociales, esfuerzos para superar las divisiones (…) No debemos temer asumir un trabajo en favor de la reconciliación, la superación de la estigmatización de quienes trabajan por la paz y la defensa de la dignidad humana”.



INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana