Jueves, 18 de Octubre de 2018    
 
25/09/2018 [[Política]]
Presupuesto, Macri y posverdad…
El mundo mágico de la Argentina
por Roberto Bertossi

Apelando a emociones personales y a nuestros mejores sentimientos, el trienio de anuncios presidenciales “buena vibra” pretendió contagiarnos de un inédito e insustentable optimismo.

Paradojalmente el presidente Macri calló cuando asumió su mandato al esconder y silenciar rampantemente, el déficit y los quebrantos eventualmente recibidos.

Claramente, todas las promesas propias de una peculiar y obcecada incontinencia verbal fueron incumplidas; le pifiaron a todas las metas y objetivos propuestos... ¡No pegaron ninguna!

La verdad de la realidad exhibe que no estamos en presencia de un gobierno abierto ni de una ética de gobierno, salvo posverdad. De esto hoy también da cuenta la caricatura o simulacro de presupuesto voluntarista 2019`, el cual en su “campante intento” tampoco toca ni ajusta privilegios ni dietas jubilatorias, legislativas, judiciales, notariales ni del servicio exterior entre las más escandalosas.

Un gobierno abierto y federal, como filosofía y como práctica de gestión pública, plantea el desafío de dar cuenta y acreditar, cotidianamente, sus fundamentos axiológicos y éticos en sus actos y usos políticos posibles, en sus avances o retrocesos tanto como de las rémoras institucionales y culturales que debe superar su aceptación e implantación.

Esta gestión no ha podido satisfacer las exigencias y desafíos de un noble y cabal gobierno abierto (que pregona). Contraria y temerariamente, reincide en planteamientos cerrados y reduccionistas bajo gestualidades y recursos técnicos hipermodernos, con el vano propósito de enmascarar hasta sustituir aspectos filosóficos y éticos de las cuestiones implicadas en su exclusiva administración.

No es ética la actitud y los posicionamientos optimistas del gobierno cuando la real situación actual del país –digo, la de la mayoría de sus argentinos-, no ofrece margen para la esperanza ni para sostener, legítimamente, razonables expectativas favorables oficialmente comprometidas.

En cultura política, se denomina política de la posverdad (o política posfactual) a aquella en la que el debate se enmarca en apelaciones a emociones. También por la reiterada afirmación de puntos de discusión en los cuales las réplicas fácticas ―los hechos― son ignoradas.

Tal dimensión ética condiciona claramente las posibilidades de alcanzar los mejores objetivos del Gobierno en ejercicio porque la misma no consiste en una cuestión de leyes, ni de nuevas tecnologías, sino de personas. La ética pública es ética aplicada, un compromiso real con los valores del servicio público y un derecho de los ciudadanos a una buena administración, tal y como consagra nuestra propia Constitución Nacional.

Esto en los hechos no se verifica cuando demasiados argentinos están gravemente afectados por la precipitación de una tremenda crisis, inflación y devaluación monetaria. Lo curioso del caso es que todo ello obedece a la “mala praxis” del mejor equipo de gobierno en 50 años, según otro alarde presidencial en el Jardín Botánico a ocho días de asumir su mandato 2015-2019`

En este complicadísimo contexto ¿cómo entender que el voluminoso patrimonio personal de nuestro presidente, se haya incrementado en casi 20 millones?

A propósito, una burla y un elogio a la incontinencia oficial mencionada, fue el ex abrupto sobre “el crecimiento invisible” de la economía argentina.

Por su parte, la pérdida de miles de millones de dólares por parte del Banco Central y la fuga en divisas de varias decenas de miles de millones de dólares del país, obviamente tiene responsables “calificados”, por acción u omisión.

Así, esta recurrente indefensión del valor de nuestra moneda con la consecuente pérdida de su poder adquisitivo nos adentra en una cruel recesión, con sus inconmensurables nefastas consecuencias Vg., nuevos pobres, indigentes e incremento de los habitantes de la calle, cierre de pymes, destrucción y precarización de puestos de trabajo, corte de medicamentos del PAMI, suspensión o demoras de aportes seculares a cotolengos, asilos y geriátricos, quita de socorro y asistencia a personas discapacitadas, palpable enrarecimiento del clima cívico-social, etc.

De tal manera, el culposo descontrol de las variables macroeconómicas cuanto la impericia respecto de una elemental prospectiva político-económica-financiera (entendida esta como visualización profesionalizada de situaciones globalmente adversas que podían derivarse), nos han sumido en ascuas privándonos del sabor de la vida.

Roberto Fermín Bertossi

Investigador Cijs / UNC



 
INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana