Jueves, 9 de Julio de 2020    
 
13/03/2020 [[Sociedad]]
EL MICROAPOCALIPSIS DEL CORONAVIRUS
La verdad es la verdad
por Carlos Díaz

Ayer regresé de presentar mis Memorias de un escritor transversal en Extremadura. En Badajoz quince personas sin ritmo, y en Zafra seis, pues el coronavirus hace estragos en cuanto al miedo. Vendimos cuatro libros, en un viaje en autobús arrastrando maleta y sin interlocutores, amén de haberme tenido que pagar los gastos de desplazamiento. De eso no me quejo, porque las cosas son así y porque no soy autor de éxito.

Mi hija Esperanza, catedrática de medicinas en la universidad noruega de Bergen, por el mero hecho de regresar del Perú a donde había ido por motivos profesionales, sin tener fiebre ni sentirse mal, ha sido puesta (¡ella y su familia!) en cuarentena en el país nórdico. Todo el mundo está apanicado. Obviamente, tampoco en España habíamos vivido una situación similar; yo tampoco, claro está, y todos andamos aún un poco asombrados por la magnitud del imprevisto.

Para mí este nuevo microapocalipsis está siendo la confirmación de una realidad y por ese motivo no me sorprende lo más mínimo: la gente a lo único que le teme, lo único que le preocupa es la salud y por supuesto la muerte. Nada de las cosas postmortales y más profundas reflexivamente que planteamos nosotros en vida tiene verdadera fuerza de alcance, si acaso lo que nosotros planteamos les preocupa tal vez en un segundo plano muy lejano, y casi como un divertimento. Poco le importa a mi vecino el coronavirus de su corazón infectado por los excesivos miasmas del ego y del mi. Poco le importa al pueblo el coronavirus ecológico que nos mata, e incluso muchos ni lo tienen en cuenta.

Ya estoy viendo a los más prepotentes y a los más postureros lloriquear (se cagan en dios y en la virgen, pero están encacados ellos mismos antes de que el virus se cague en ellos), agazapados en su rincón implorando más mascarillas y más vacunas, más médicos y más ventiladores y más respiraciones asistidas, temiendo por el desabastecimiento de los alimentos que los más avispados piratas ya se han llevado de los almacenes hasta dejarlos completamente vacíos. ¡Tanto sacar pecho sobre el futuro del postántropo y el advenimiento del metántropo y un pequeño virus -“tan pequeñito que si se cae de la mesa se mata”, como dijo aquel ministro de sanidad ante otra crisis sanitaria en tiempos de Adolfo Suárez- podría tumbar al homo sapiens!

Y ya me imagino lo que estarán haciendo los encuarentenados forzosos: hablar como posesos por el teléfono móvil y cuchichear sobre el miedo de los vecinos. ¡La cantidad de separaciones de parejas que va a ver después de llevar cuarenta días aislados y sin salir de casa! ¿Qué van a decirse ahora, cuando nunca supieron decirse antes de estos tiempos del cólera?

No me imagino a Jahvé lanzando plagas de coronavirus infecto-contagiosos sobre la humanidad, pero desde luego nos lo mereceríamos sobradamente. La pregunta sería cómo podríamos cruzar ahora el Mar Rojo del "empoderamiento" para liberarnos del “debiulitamiento”, cuando el único que se apodera de esta frágil barquilla es el virus “extranjero” (Reagan dixit).

Dicen que en la cama y en el juego se conoce al caballero, eso decían al menos; en la realidad de hoy, sin caballeros pero con mucha yeguada, es en el coronavirus donde se prueba la medida del hombre. El coronavirus es la medida de todas las cosas, de las que son en tanto que son, y de las que no son en tanto que no son.

Por lo demás, a ver cómo afrontan ahora la realidad los defensores de la postverdad: si la verdad no es verdad, va a ser que la verdad sí es verdad, y que la verdad la tiene el coronavirus. Contra la verdad vivíamos mejor, pero con el coronavirus, sin esa la verdad negada, morimos más: la muerte existe y el fugitivo será por ella alcanzado antes de que le dé tiempo a escapar. Y si esto parece duro, más duro es el coronavirus.



INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana