Domingo, 31 de Mayo de 2020    
 
24/03/2020 [[Sociedad]]
¿Bisagra epidemiológica global?
LA SOLIDARIDAD COMO ESTRATEGIA DE SUPERVIVENCIA
por Roberto Bertossi

Cuando el después de semejante pandemia, si bien nada será lo mismo, la estimación de la vida recobrará todo su valor en toda su dimensión e intensidad. También, claro, el valor de la salud, de la familia, de los amigos, de la prudencia, del cuidado y corresponsabilidad cooperativa.

Sobre el coronavirus o COVID-19´ pienso en cinco palabras o aspectos que nos interpelan inquietantemente: 1) Qué; 2) Cuándo; 3) Cómo, 4) Hasta cuándo; 5) Consecuencias.

* ¿Qué pasará, qué nos pasará? * ¿Cuándo sucederá? * ¿Cómo será? * ¿Hasta cuándo? * ¿Cuáles serán sus consecuencias? Por ahora, VEREMOS…

También pienso como ´puro cambalache´ pretender igualar lo real con lo virtual, el heroísmo con la miserabilidad, la solidaridad con el egoísmo, el sentido del deber con la indolencia; fundamentalmente la verdad con la mentira… como por tanto tiempo, ignominiosamente, se intentó.

Después de la segunda guerra mundial, los países instrumentaron la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como modo y como medio de articular y satisfacer necesidades, centralmente para conservar la paz y desterrar la guerra, descartando entonces previsiones ambientales y epidemiológicas por, presuntamente, innecesarias.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), o simplemente las Naciones Unidas (NN. UU.), es la mayor organización internacional existente. Se creó para mantener la paz y seguridad internacionales, fomentar relaciones de amistad entre las naciones, lograr la cooperación internacional para solucionar problemas globales y servir de centro que armonice las acciones de las naciones.

Dicha ONU se rige por la Carta de las Naciones Unidas, que entró en vigor el 24 de octubre de 1945 y se firmó el 25 de junio del mismo año en la ciudad estadounidense de San Francisco, por 51 países, pocos meses antes del final de la Segunda Guerra Mundial; paradójicamente “sin acepción de países con ideologías que negaban y niegan los derechos fundamentales del hombre”

El tiempo nos fue “haciendo sentir” dentro de Naciones Unidas , el rigor del abuso de poder traducido en el derecho de veto impuesto por los cinco países entonces más poderosos (precisamente en uno de ellos, (China) germinó y brotó esta tremenda pandemia); sino su ineficacia e ineficiencia, reflejando inutilidad humana práctica, al menos considerando su espíritu y letra.

Entonces, cuando “el bien común” es el fin y el límite de todo Estado, debemos admitir que con ese “antiguo orden mundial”, hemos fracasado, rotundamente.

Ello nos sugiere un nuevo tiempo, un nuevo orden ecológico, social, económico, político y cultural; un nuevo contrato social entre todos los pueblos del mundo de buena voluntad, a partir de la persona, de la familia, de lo comunitario y cooperativo, con pasión por la verdad y compromiso por el bien común, haciendo foco en la sabiduría del diálogo sincero y proactivo como en un respeto mutuo, simétrico.

Los supuestos valores “hipermodernos” resultaron substancialmente estériles, inconsistentes, pos modernos… pos verdaderos.

Un nuevo orden mundial requiere de compromiso, de conciencia humanitaria, de ciencia y previsión, de solvencia y anticipación gubernamental, asignando un rol primigenio central al “cuidado de la casa común” y reubicando a la tecnología para que contribuya pero nunca prevalezca sobre el bien común y al interés general.

Claramente el valor cooperación y solidaridad como levadura de comunidad, se validará como decisivo.

Ahora bien, ¿acaso fue necesario tanto temor y tanto pánico por la realidad y el futuro de la pandemia Covid-19´, para recién entonces revalorizar la salud y reconsiderar la muerte?

Casi nadie admite y a pocos ´le cae la ficha´ de que un pequeñito virus pudiera diezmar al “homo sapiens”.

En la realidad de estos días y meses por venir… ante tal coronavirus se probará la “talla” y verdad de cada hombre: pareciera un coronavirus como la medida de todas las cosas, de las que son en tanto que son, y de las que no son en tanto que no son.

Por lo demás, a ver cómo afrontan ahora la realidad los defensores de la pos verdad: contra la verdad vivíamos mejor, pero con el coronavirus, sin esa la verdad negada, morimos más.

Y si esto parece duro también lo serán las consecuencias del paso del coronavirus, derribando otra soberbia babel humana global desnudando al hombre de hoy, extraviado en vanos razonamientos y puras mezquindades; sí, como cuando en este fatal “estrago vírico”, Francia y Alemania le dieron la espalda a Italia en su peor momento histórico conocido.

Ante un acecho activo de laboratorios como de un asedio periodístico masivo -aupados en poderosos sin escrúpulos-, comprobamos ese hedor periodístico donde demasiadas veces la pos verdad fue necesaria no solo para que muchos “sean felices” sino para levantar poderosos imperios comunicativos.

Por el contrario, cuando se trata de buena política y realidad, la verdad es necesaria e imprescindible para que esa felicidad se verifique. Si te están diciendo que hay comida para todos, pero resulta que no es verdad, bueno, la gente no va a ser feliz porque no va a comer y se va a morir de hambre no sólo en 2016´, 2017´, 2018´, 2019´ sino en 2020´ también.

Finalmente y mientras tanto, tenemos miedo. Como es un futuro que no deseamos, le tememos. El futuro se transforma en amenaza epidemiológica haciéndonos sospechar, aterrados y de mil maneras, lo que pudiera suceder.

Por último y así como hay miserables concretos (Carmela Hontou, Pablo Singerman y tantos idiotas o negacionistas que pueden llevarnos con sus personalísimas responsabilidades, sin escalas, a un innecesario “estado de sitio”) durante estos tiempos inéditamente difíciles, los mismos también serán fructíferos en heroísmos, en valores, en solidaridad y hermanamientos, en autogestión y fraterna acción vecinal; todo para un futuro personal y comunitario auspicioso desde una confiada mirada esperanzadora, sin límites.

Roberto Fermín Bertossi

Investigador Cijs // UNC



INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana