Domingo, 31 de Mayo de 2020    
 
11/05/2020 [[Economía]]
Aseguradoras cooperativas y el COVID-19´
(Descuento en pólizas de seguros por ´coronavirus´)
por Roberto Bertossi

Indubitablemente la pandemia por coronavirus, es el mayor y más luctuoso caso fortuito conocido, de irrefrenable fuerza mayor.

Según el artículo 1730 de nuestro Código Civil y Comercial de la Nación, (CCC), se considera caso fortuito o fuerza mayor al hecho que no ha podido ser previsto o que, habiendo sido previsto, no ha podido ser evitado.

Consecuente y concomitantemente, en este contexto de cuarentena obligatoria por pandemia del Covid-19´, en tanto y en cuanto perdure el confinamiento imperativo de personas, los contratos o pólizas de seguros de vehículos automotores para uso personal/familiar -mientras dure tal estado general de indisposición personal forzosa de bienes, cosas, derechos y hasta libertades individuales-; deberán ser bonificados concediéndosele a cada asegurado la reducción de la cantidad originariamente pactada, es decir, un descuento sobre lo que debería pagar en tiempos normales de hasta un 50% mensual o más según los casos; reiteramos, ello sólo si prevalecen tal cuarentena, confinamientos o aislamientos impuestos, convergentemente, por el Estado nacional, provincial y municipal, bajo gravísimos apercibimientos.

“Les aviso: ¡Donde los encontremos, los detenemos y les vamos a sacar los autos. Son inconscientes!, sostuvo el presidente de la Nación, Alberto Fernández este miércoles 25 de Marzo”

Caracterizan y tipifican este caso fortuito o fuerza mayor, su imposible previsión, su inevitabilidad y nuestra ajenidad, el cual, dados estos parámetros jurídicos, en principio exime de responsabilidad al asegurado con una exoneración –hasta- total.

Disposiciones de hecho y de derecho, prohíben expresamente que todo propietario de vehículo automotor -para circulación y desplazamiento personal o familiar en nuestro caso-, pueda sacar dichos automotores de sus garajes.

En esto caso, no se trata del albedrio de algún titular automotor en cuanto a usar o no usar su vehículo. Se trata de que nada de ello está permitido, sino prohibido y expresamente.

No obstante las compañías de seguros en general, como si nada pasara o nada hubiera pasado, pretenden seguir percibiendo el total del valor anual o mensual de cada póliza según los casos. Más aún, cuestionable y reprochablemente, en las pólizas que se renuevan automáticamente, los vehículos suelen ser revaluados y el monto del seguro, reactualizado, como si viviéramos épocas normales, (bueno, solamente quise decir, pre-pandemia).

Todo lo antedicho compromete extremadamente e interpela en grado sumo el espíritu fundacional, la propia razón de ser y el comportamiento de cada auténtica “Cooperativa o Mutual de seguros” en cuanto tal, ya que en tal caso los asegurados son sus asociados que integran y sostienen esa persona jurídica privada, son al fin y al cabo, los únicos titulares y exclusivos propietarios de la misma. De modo tal y en tanto cooperativa, no puede tener otra finalidad que el mejor servicio de seguros a sus asociados-usuarios, servicio autogestionado por cada asegurado, evitando intermediarios y todo lucro en su organización y funcionamiento; mucho más en estos tiempos de pandemia cuando debe quedar prístino su responsabilidad asociativa como su interés por la comunidad mutualizada de sus coberturas y garantizados, cooperativamente.

Paradójicamente, aseguradoras no cooperativas ya dispusieron razonables medidas de buena fe, contemplativas de la situación pandémica, resolviendo bonificar el valor de la prima de responsabilidad civil y descuentos mensuales que oscilan entre el 30% y hasta un 50%, subordinando esto último a una “póliza garaje” con cobertura sólo a eventuales daños del automotor (estacionado) pero que obviamente la misma no incluye responsabilidad civil, resultando que el automóvil de que se trate, continuará asegurado pero sin poder utilizarse.

Naturalmente, levantada la cuarentena vehicular a que estamos refiriendo y padeciendo, si se retoma el uso normal en calles/rutas del automotor en cuestión, las clausulas y condiciones de la póliza original pre-pandemia, recobraran toda su vigencia.

Preconclusivamente, urge una resolución conjunta de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) y el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), ordenando -mientras dure la cuarentena con inmovilización forzosa de los vehículos automotores para uso personal/familiar-, el descuento de entre un 35 a un 50% del valor mensual de las pólizas de seguro correspondientes, con retroactividad al mes de marzo ppdo., incluido.

Finalmente, habiéndose reducido drástica, matemática y automáticamente a partir de febrero pasado el índice de siniestralidad para este segmento automotor, y, atendiendo precisamente que nuestro CCC pretende ser el factor cohesionador e integrativo de los principios de buena fe, de interdicción del abuso del derecho, del enriquecimiento sin causa, del fraude a la ley y de la irrenunciabilidad anticipada y general de los derechos (arts. 8/13); ello mismo resulta aplicable a estatutos cerrados como la ley de seguros ya que, “los conceptos jurídicos indeterminados que surgen de tales principios y valores no sólo tienen un carácter supletorio, sino que son normas de integración y de control Axiológico, por lo que corresponde descalificar las decisiones manifiestamente contraria a los valores jurídicos que informan el ordenamiento respectivo, sosteniendo simultáneamente que “los derechos resultantes del contrato -de seguro en este caso- integran el derecho de propiedad”, ni más ni menos.

Roberto Fermín Bertossi

Investigador Cijs / UNC

Experto CoNEAU/Cooperativismo



 
INAUCO, ("Autogestión, Cooperación, Participación") | Tlf: 963 879 095 | Fax: 963 879 280 | inauco@upvnet.upv.es
Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España

portada informes autores enlaces contacto aviso © Copyright 2010 La hora de Mañana