Lunes, 18 de Octubre de 2021
<<A la búsqueda de esa hora futura en la que la libertad sea protagonismo de los ciudadanos>>
Artículos - Sociedad - Sociedad
24/04/2021

EL CELESTE DEL CIELO Y LA INTERROGANTE DE LA TIERRA


por Rodolfo Romero


El celeste color del cielo nos turba, nos cobija y nos apacigua.

Y sabemos que no es cielo ni es azul.

Pero es eternidad.

Rondamos en este cielo, como si nos protegiera en la tierra, un cierto acero por todos los lados, que nos permite una existencia de celeste, esquiva y fugaz personalidad.

Todo el espacio-tiempo es una oportunidad y anticipadamente, una renuncia y un compromiso con la vida, revestida de misterio.

Es temporalidad pura, que nos interroga en el alba y en el ocaso.

 

   Y cada color celeste, como la bruma de la tierra, tiene su propia resonancia y una corporeidad, con una vestimenta especial. Semeja a una mujer agazapada entre las hojas verdes del destino humano, que diariamente,  ofrece una nueva vida, con capacidad de recrear hasta el firmamento.

Entre el cielo y la tierra, existe una danza celeste que nos hace bailar la eternidad en la temporalidad, buscando parir en cada movimiento, un despliegue interminable de una misteriosa energía transparente. Es como si persiguiéramos EL LAGO DE LOS CISNES O EL ULTIMO TANGO.

 

Es que la vida, más allá de ser una intensa actividad productiva, es por sobre todo, un canto maravilloso, sabiendo que es esencialmente música y danza. Es un ballet que resplandece siempre. Es una danza con toque de eternidad. Isadora Duncan afirmaba que *La danza debe encarnarse en nuestra vida como una armonía cálida y viviente*.

La danza tiene un fuego interior que nos apasiona. Es iridiscente.

Pertenece a una galaxia trascendente. La trama del ballet lo consagra.

 

En la vida, en toda su orografía, en sus planicies y ondulaciones, se deslizan las cascadas celestiales y nacen los geranios del deseo humano, que se multiplica e inunda cada Alba y cada Ocaso.

 

En sus ventiscas transparentes, los vientos alisios quedan atrapados en los siete colores del arcoíris, que se reinventa en cada lluvia.

Y toda su luz se reconvierte en nuevos nacimientos.

Cada novedad, está hecha de fragancias, que seducen los resplandores del cuerpo y del alma.

Tiene la virtud de enardecer nuestros olfatos y arremolinar las areniscas de nuestra piel. Tiene su propio manantial, es más que un arroyo que humedece el trajín de la vida, enternece nuestro aliento, adormece nuestros quebrantos milenarios y prende la fogata, anunciando un nuevo renacer. Perseguimos todos, hasta sin saberlo, un propósito:

REHUMANIZAR LA VIDA - RECONSTRUIR NUESTRA SOCIEDAD.

 

A lo celestial del cielo y a la bruma de la tierra, les gusta jugar con las nubes y encaramarse a las estrellas. Nos invita a SOÑAR E INNOVAR!!!

 

Más allá de la energía solar, la luz de las estrellas, incide en nuestro navegar entre la obscuridad y la iluminación, pudiendo así, hasta incendiar con nuestra pasión CREATIVA - CONSTRUCTIVA - , todo nuestro recorrido, persiguiendo al NEUTRINO, que se desplaza a la velocidad de la luz, en este UNIVERSO al parecer desconcertado.

 

LA CRISIS GLOBAL ACOMPAÑADO DE PANDEMIA, NOS VA DESARTICULANDO.  Aparece y desaparece con tenacidad y nos desacomoda con sus rayos fulminantes. Y se recrea en cada nuevo relampagueo e iluminación.

Posee una magia especial. Vestida y desnuda, pareciera que busca obscurecer siempre lo celestial.

 

En cada alba y en cada ocaso, estamos convocados para retejer la obscuridad y  recrear la luz.

 

Estamos convocados para REINVENTAR ARQUITECTONICAMENTE todo el tinglado de nuestro QUEHACER HUMANO, desde lo económico, la salud, hasta el arte y la educación como la cultura más maravillosa.

 

Es que el tiempo-espacio, que debemos ocuparlo, organizarlo y administrarlo, es celestial en la mente y  en los recovecos del alma.

En sus horizontes inmaculados, recostamos lo material y lo espiritual de nuestro destino humano.

SIEMPRE!!!  


EL CELESTE DEL CIELO Y LA INTERROGANTE DE LA TIERRA




laHoradeMañana
portada
artículos     Editorial    Política    Economía    Cultura    Sociedad    Ciencia y Tecnología    Educación    Religiones    Medioambiente    Deportes    Palabras y frases escogidas    Entrevista   
informes
autores
videogaleria
contacto

INAUCO, "Autogestión, Cooperación, Participación"
Director: Antonio Colomer Viadel
ancovia@urb.upv.es
www.upv.es/inauco

Instituto Intercultural para la Autogestión y la Acción Comunal, UPV Camino de Vera s/n [Pabellón K-8], CP 46022, Valencia, España
Web creada por 3design.es
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información